SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

jueves, 7 de noviembre de 2013

TRABAJADORAS DEL "SIN AMOR"

He vuelto a ver el telediario. Segunda vez en lo que va de mes.Un exceso lo mires por donde lo mires. Y me ha llamado la atención una noticia que decía que iban a multar a las prostitutas que ejercen al borde de la carretera (y supongo que del abismo) y a sus clientes, con multas de hasta tres mil euros por ejercer su profesión al aire libre. Para informarlas de ello in situ, una dotación de la policía nacional iba informando de una en una a todas las trabajadoras del sexo que se encontraban ejerciendo en las afueras de un polígono industrial .
Como ninguna entendía el español porque las había de varias nacionalidades, muy precavidos ellos, les repartían un folleto escrito en todos los idiomas para asegurarse de que estaban bien informadas. Una de ellas indignada les decía que ganando al día como mucho 60 euros les iba a ser muy difícil pagar las multas de 3000 ya que la mayoría de su ganancia es para pagar la supuesta protección que les ofrecen los proxenetas que las esclavizan.
Y alguno de los de la corbata que había impulsado la ley, alegaba que lo que pretenden con ella es apartar la prostitución de las calles.
Lo de siempre... quitamos las cosas de nuestra vista, hacemos como que no están y seguimos adelante... siempre empezando la casa por el tejado .
Digo yo en mi inmensa ignorancia que si lo que quieren es acabar con la prostitución, lo primero que deberíamos hacer es educar a nuestros chicos para que no les parezca normal ver a estas mujeres como si fueran un cacho de carne dentro del cual saciar sus instintos. Habría que enseñarles a respetarse a sí mismos y a ver a las mujeres desde la coincidencia y no desde la diferencia . Todos somos personas.


Al postre, todos los que se benefician de la explotación de estas mujeres salen casi siempre impunes, porque seguramente tienen en su lista de clientes a gente perteneciente a diferentes estratos del poder a los que no le haría ninguna gracia que se supiera de su participación en la compra-venta de sexo.
Me gustaría que el, o la que ha inventado esa ley, pasara un sólo día haciendo el trabajo que hacen ellas, sin protección, sin derechos, sin cobertura social y hasta sin pasaporte, cuando la mayoría son extranjeras que vinieron engañadas en busca de un mejor futuro para su familia.
Está claro que si le llaman el oficio más antiguo del mundo, es porque seguramente y muy a mi pesar nunca desaparecerá. Así que en vez de esconderlo y en vez de castigar a las mujeres que ejercen ese trabajo porque no tienen otra elección, deberían legalizar este uso tan extendido y dejarlas vivir lo más en paz que puedan. No creo que haya muchas mujeres que estén en este oficio por gusto... y las que lo hacen porque lo disfrutan no suelen ocupar los arcenes.
A veces me gustaría vivir en otro planeta, pero luego recuerdo lo maravilloso que es este y ya no quiero irme. Lástima de género humano... si no, sería perfecto...