SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

viernes, 5 de junio de 2015

OLAS


Sentada sobre la arena frente al mar escuchaba el ir y venir de las olas bajo la luna llena. El ritmo pausado y monótono del vaivén del agua y esa luz embriagadora me mantenían en una especie de ensoñación paralela donde el tiempo, el espacio y yo eramos un sólo sentir. Hasta me pareció escucharte respirar a mi lado. Quise que el uiverso al completo se quedara allí, recogido en ese instante perpetuo . Cerré los ojos y respiré profundo. Cuando los abrí el sol empezaba a hacerse notar tímidamente entre nubes hechas como a pincel. Yo ya no era la misma. Y me gustó esa sensación. Luego me dio por pensar por qué nos cuesta tanto cambiar.