SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

domingo, 7 de julio de 2013

7 DE JULIO : SIN FRENÍN

Cada año por estas fechas me da por pensarlo mismo. No sé porqué.Y es que es curiosa la transformación que sufre la mayoría del personal nada más lanzarse el chupinazo.Incluso desde algunas horas antes,se empieza a mascar ese tufillo de ganas de juerga, de repente irrefrenable...
Supongo que hay varios motivos por los cuales se da este fenómeno sin par que por otra parte se da en toda  fiesta patronal conocida del uno al otro confín .                                                                                                                                          Por un lao, el caracter semi hosco de la gente de por aquí, que, en bebiendo los primeros sorbos de los ríos de alcohol que corre a raudales,empieza a desvirtuarse para llegar al cabo de unas horas, días, o lo que cada uno  aguante, al paroxismo del colegueo infinito.Y con lo que ha llovido ni te cuento...
Luego el uniforme también hace lo suyo...Me parece que algunos lo utilizan para mezclarse entre las masas y aprovechar para dejarse sentir aquello que no se permiten cuando tienen que hacerlo en su propio nombre y no disfrazados de masa informe uniformada...O sea, el resto del año...
Otros pícaros, que hacen el agosto también escondidos tras el traje de camuflaje en blanco y rojo.
Músicos, artistas y equilibristas, patrones, peatones, asalariaos o paraos...A todos nos afecta en mayor o menor medida la fiebre sanferminera ésta.Lo de las madres y los hijos y el espíritu del santo, merecería capítulo a parte.Tomo,mejor tomo,y así puedo incluir también a los padres (sólo a los que conozco).
Y hablando de tomar: ayer tomé, que nunca tomo y me entró luego una jaquequita bien curiosa...Esto me pasa por beber sólo en Sin Frenín...y sabéis qué? como no me gusta hacer lo que hace todo el mundo en estas nuestras amadas fiestas, he decidido que voy a beber todo el año...(igual por eso siempre a los días de que terminaran, me pasaba un cierto período de tiempo indeterminado viendo bichos por casa).O era síndrome de abstinencia, o son mis hijos. Una de dos.
Así que con vuestro permiso o sin él, me voy a echar un pote para no desentonar demasiao.Que no me gusta nada llamar la atención (no sé si llevarme la "boa" roja o la morada) .
Asunción, Asuncióoon!!! echa media de vino al porrón, anda bonita...
Lo que hay que ver.