SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

jueves, 11 de julio de 2013

OJALA...

Me planto delante del teclao encendido como esperando que las letras empiecen a bailar al son de mi son, y se ordenen  de forma armónica, para inventar algo seguramente ya inventado...
Personajes, ideas, pensamientos enmimismados...parece que hoy no consiguen ponerse de acuerdo.
En la calle se oyen chavales, y mi casa está extrañamente tranquila.
Los pequeños dormidos, los mayores de marcha, el amor  en stand bay.
Así que...sóla conmigo misma...jo, cúanto tiempo sin verme.
Quizás demasiado.
Y el vértigo del reencuentro...me pregunto cómo seré ahora, y me contesto:
- pues como siempre!-
Pero inmediatamente me fijo en el tremendo error de la respuesta...porque nada es como siempre, y nadie debería ser tampoco como siempre...en la naturaleza nunca nada es igual. Sólo nosotros nos aferramos a usos y costumbres como si de ello dependiera nuestra seguridad, como para espantar la inseguridad que nos produciría intentar evolucionar para transformarnos en  seres distintos y mejores.
Y todavía justificamos nuestras acciones, normalmente las que molestan a los demás, con un orgulloso "yo soy asÍ". Como si fuera imposible cambiar o como si cambiar fuera una afrenta...
La naturaleza sigue su curso y nosotros totalmente a contracorriente, kamikaces de nuestra propia existencia.
Pero no pierdo la fé a pesar de todo,...esto no puede durar demasiado...
Llegará un momento en el que en vez de alejarnos nos encontremos.Llegará un momento en el cual volveremos a formar parte del todo del que nunca debimos salir.
Y os aseguro que me encantaría vivir para verlo, y para contarlo.
...ojalá...