SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

domingo, 17 de diciembre de 2017

¡MANOS A LA OBRA!


Como ya estaba harta de que el mundo no cambiara, me dije: 
- pues voy a cambiarlo yo, ¡qué leches! ( ostias en navarro).-
Entonces me concentré mucho apretando puños ojos y mandíbulas hasta que estaba a punto de fibrilar, y aparecí en el congreso.
Justo detrás del asiento de la presidenta.
En ese momento puse tieso el índice de la mano derecha y fui haciendo un barrido con él de lado a lado con las rodillas semiflexionadas y el brazo izquierdo en jarras apoyado en la cadera.
Jajaja, iban desapareciendo como pompas de jabón.
En minuto diecisiete, no quedaba ni un alma.
Primera fase terminada.
Pero claro, tenía que llenar la sala de insurgentes antes de que se dieran cuenta de la jugada.
Así que volví a reconcentrarme hasta el borde del desfibrilamiento, y en un chisgarabís, se llenó medio congreso de parados mayores de cincuenta años, excluidos sociales y alguna que otra madre de familia mono-parental. Que son muchas, pero andan siempre súper ocupadas las pobres. 
Como estábamos la mitad, decidimos entre todes que el montante de las pagas, dietas, pluses, tarjetas de dudosa procedencia y pensiones vitalicias, así como las respectivas fortunas en paraísos fiscales pertenecientes a los recientemente desaparecidos, nos lo repartiríamos equitativamente a manera de   " cobro de atrasos". 
También pusimos a unos cuantos jubilados para el control del tráfico en los pasillos, vigilar las reformas y como encargados de la guardería veinticuatro horas. Que dicen que les viene bien estar con críos y así colaboran en la calidad de vida de las trabajadoras y trabajadores que serán quien les paguen la residencia. ¡Ah, no!, que se la pagan ellos con su propia vivienda... Bueno, no importa. Total:
cada uno enchufó a alguien de su entorno próximo para rellenar la sala, previa promesa de colocar escalonada mente al resto de la familia.
Tantos años de paro, exclusión y resquemor social enquistado merecían recompensa.
Ahora ya podemos mandar los que nos lo merecemos.
Bueno, pero más yo que para eso tuve la iniciativa.
Me he autoproclamado como única cabeza pensante y resolutiva del territorio. Jajaja.
Y nadie dice ni mú, porque como se les ocurra pongo tieso el dedo y los fulmino.
Que si no es por mí a ver dónde iban a estar. 
Me lo deben todo.
Jajaja.
También he esfumado al senado y a la familia real.
Como no hay cadáveres ni huellas no hay delito.
Esto de mandar es una gozada.
Es como si todos fuesen mis esclavos. ¡Un país entero¡ Jajaja jajaja jajaja.
Como si fueran no. Son.
Ah! Y a las familias de toda esa gentuza las hemos dejado en la calle, con una paga de cuatrocientos euros.
Que aprendan lo que nos han hecho.
Por fin la justicia social, la equidad y la transparencia pueden campar a sus anchas.
No como antes.
Y todo gracias a mí y solo a mí.
Estoy pensando en hacerme una estatua como homenaje al sin fín de personas que he ayudado con el poder de mi mente y un sólo dedo.
Sí. De oro mejor, que siempre es un valor seguro. Hay que mirar siempre por el futuro.
... Quizá mejor invertir en varias. Al fin y al cabo una cabeza pensante como la mía es digna de ser recordada en cualquier esquina.
Si.
¡Ayyyyyy! , todo el mundo debería experimentar alguna vez la satisfacción del trabajo bien hecho.
Siguiente fase: las alcaldías.
Voy a arrasar.




domingo, 10 de diciembre de 2017

IMAGINACIÓN Y PODER

Entre los sentidos que no se nombran, ni se utilizan habitualmente, está el más poderoso de todos: el sentido de la imaginación.
Imaginar, por ejemplo, que puedo cambiar la palabra sentido por capacidad.
No es lo mismo pensar que tenemos ciertas características dadas e inamovibles, que pensar en que tenemos infinitas capacidades por desarrollar.
Así como los sentidos básicos ( vista, olfato, etc.)son necesarios para que nuestro cerebro haga una imagen multidimensional concreta de nosotros y nuestro entorno,
la capacidad de imaginar no depende de ninguno de ellos.
Vive en él.
Es un mundo a parte donde todo cabe, y que puede transformar totalmente la visión de lo que nos pasa y de lo que pasa a nuestro alrededor.
Normalmente no la controlamos, funciona por su cuenta y de esta manera puede llegar a dominarnos.
Cuando alguien no hace lo previsto, enseguida nuestra imaginación propone posibilidades casi siempre negativas:
Se habrá perdido. Habrá tenido un accidente.  Habrá decidido dejarme.
Seguro que está con otro. Lo habrán secuestrado.
Cuando al final no ha pasado nada de eso y la explicación era en realidad mucho más sencilla, hablamos de que la imaginación nos ha jugado una mala pasada.
Ella juega con nosotros, pero nosotros no jugamos con ella.
Sólamente las personas que conservan la capacidad de ser niño pueden permitirse el lujo de disfrutar de ese universo infinito y original.
La imaginación ha permitido al hombre inventar, experimentar, investigar y desarrollar todo lo que hoy en día somos y tenemos alrededor.
Todo parte de una inquietud, una visión, un sueño.
De la imaginación, que nos da el impulso necesario para hacer lo que queramos, realidad.
Imaginar que podemos hacer algo, cuesta exactamente lo mismo que imaginar que no podemos hacerlo.
Con la diferencia que la primera opción reduce ampliamente las posibilidades y la segunda las aumenta sustancialmente.
Se trata de una simple elección que va a condicionar nuestra actitud posterior frente a todo.
Los del traje de mandar saben del ingente poder que tiene esta capacidad, y por eso nos lo dan todo ya pensado e imaginado. Las formas, los colores, las modas, tendencias, comportamientos sociales y mentales.
Lo que debemos comer, escuchar, beber, oler, lo que nos debería gustar leer o ver en la tele.
Todo está registrado en imágenes infinitas que repiten de forma machacona en cualquier tipo de pantalla.
Saben que la imaginación funciona produciendo las imágenes que queramos proyectar en ella, y que es la semilla para descubrir la capacidad más poderosa que tenemos: la de cumplir el sueño de cada uno.
La de la realización personal.
No conviene que seamos autónomos y mucho menos que sepamos que con pulsar una tecla distinta en la forma de pensar habitual, seríamos capaces de cualquier cosa.
Por lo tanto, se dedican a reducir nuestra imaginación todo lo posible, hasta llegar al punto de que muchas personas no saben ni que la tienen, y mucho menos que pueden utilizarla con resultados extraordinarios.
La imaginación nos permite inventar pensamientos e imágenes positivas que pueden hacerse realidad.
Debería cultivarse, regar, dejar crecer y multiplicarse igual que todo lo importante en esta vida.
"Piensa mal y acertarás"
Piensa bien y serás más feliz.
Imaginación al poder...¡De todos!

miércoles, 29 de noviembre de 2017

¿Y TÚ QUÉ TAL DE LO TUYO?

Al final ya sé lo que tengo:
Sicoempatía paraeneida, mezclada con
versatilidad múltiple y complejo de Espectra.
También soy algo bisolar, ostensiva y peco un poco de fuegocentrismo.
(Me quemo sola).

P'a darme de comer a parte. Quedáis uniformados.



sábado, 25 de noviembre de 2017

DE LA IRA DE DIOS

Primero:
¿A quién se le ocurre crear el mundo en una semana?
Hay que reconocer que para ser la cosa tan apremiante, le salió bastante bien.
Pero está claro que no lo suficiente...
Es lo que pasa cuando se hacen las cosas con tanta ansiedad y premura.
Una eternidad siendo tu padre tu hijo y tú mismo a la vez, debe desquiciar a cualquiera.
Y si no, que se lo digan a mi alter friego, after ego, alterOfelia, er Manué y las demás.
Así que construyó la maqueta del mundo en 3D y se dió cuenta de que le faltaban los muñecos articulados.
Como los clics de famóbil en aquellos tiempos era sólo un futurible, se puso a guarrear con el barro.
Primero modela a Adán. Hasta ahí todo bien.
A continuación viene el primer aviso de que su personalidad no había tenido un desarrollo al uso. Incluso ya pueden empezar a atisbarse ciertos dejes de conducta intempestiva.
No conozco a ningún otro que vaya arrancando la costilla de un tipo que vaguea  por el paraíso, sin anestesia, y menos que consiga extraer el ácido desoxirribonucleico de la misma y clonar con las células madre otro ser casi idéntico, pero con distinta distribución en  apéndices externos y cavidades, bien, a la primera, sin laboratorio y sin estudiar.
Es cuando menos maquiavélico.
Y después, ¡hala! - creced y multiplicaos.-
Los pobres de Adán y Eva, que no sabían  siquiera si eran hermanos de familia mono-parental o qué tipo de parentesco real les unía, (siendo hijo e hija del mismo padre y de madre desconocida) reciben así como bautizo el ambicioso encargo de repoblar el mundo entero sólo entre los dos. 
Con el síndrome del miembro fantasma y sin ningún tipo de curso de educación sexual previo.
Sin Simca 1000 ni nada.
Menudo lío con quién es quién, cómo se hará y qué orificios serán para qué. 
Las cigüeñas mirando sin decir ni pío, claro.
Y la Eva con el ombligo hinchao que no veas.
Aquí ya se hace evidente que hay algo muy reprimido en Él que lo atormenta.
Qué mala es la soledad por los siglos de los siglos.
Y por si no tuvieran poco, les viene con lo del árbol, la sabiduría, la serpiente y la manzana
cuando sabía perfectamente que sin pecado, no hay pecador que valga.
Es retorcido...
Imposible hacer nada bien con esa presión. Y menos el amor, que es tan delicado.
Para colmo, parimos con dolor por su culpa retroactiva.
Porque dice que somos todas hijas suyas.
Así que no hay más
que fijarse un poco en el mundo para darse cuenta de que lo que mal empieza no puede acabar bien.
Como cuando se mezclaban miembros de familias reales entre sí para mantener la estirpe.
Llega un momento que salen mal sin remedio y luego no hay dios que los arregle.
Viva la república.
Dios padre, debiera haberse percatado de la rabia contenida de su hijo que era él mismo, y haber concentrado su santo espíritu en hacerle asistir a un curso sobre manejo y control de la ira, antes de ponerse a fabricar mundos así a diestro y siniestro.
Que los hijos se hacen fácil, pero luego hay que educarlos.
Claro que por otro lado, nadie viene de fábrica con el carnet de mejor progenitor colgando del cuello.
Total: un auténtico despropósito de experimento que para ser ópera prima no está nada mal, pero que deja bastante que desear en lo que respecta tanto a la fabricación ( todo es perecedero), como a  instrucciones de montaje, uso y manejo.
Luego se inventa ese bonito nombre de mujer que es Esperanza, lo del libre albedrío los mandamientos y el puto amor, y si te he visto no me acuerdo y aquí paz y después fobia. 
Que nos espera arriba, al fondo a la izquierda del padre y la derecha suya o no sé. Como son el mismo y es omnipresente, donde buenamente puedas, supongo.
Ahora me explico el ramalazo de Pilatos.
De tal palo...
Pensar que soy hermana de varios genocidas pudiera quitarme el sueño, pero no creo.
Al final, si quieres volver al paraíso, te lo tendrás que ganar con el sudor del de enfrente o algo parecido.
¡No hay derechos!
Esto es lo más parecido a un sindiós que he conocido en mi vida...



viernes, 24 de noviembre de 2017

RÉQUIEM

Oigo en mi corazón el incesante rumor del movimiento de las olas de un mar de sedimento infinito.
¿Dónde te fuiste, amor?
Ya no estas sola, recuérdalo vida mía, ya nunca estarás sola, mi amor. Mi bien.
 Mi niña.
Nunca...
Yo te reñía por ñoño.
Y te llamaron a esa eternidad infinita para que ya no pueda encontrarte.
Ahora tu eco resuena en mis oídos para recordarme que no fuiste un sueño.
Que fuiste mi mejor regalo y que ya nunca estarás más.
Joder.
Odio los jueves que parecen lunes.
No me gusta estar siempre en invierno.
Se me fue la luz contigo
y ya no encuentro el interruptor.
Tampoco hay quien se beba mis lágrimas.
Sólo a tí el agua revuelta de mi océano te sabía igual que si fuera la de un arroyo travieso.
Sin sal.
Hoy mi alma viste de negro zaíno.
Hoy tengo ganas de cortarme un cacho de corazón, envolverlo y lanzarlo a la estratosfera para que te lo quedes y  deje ya de doler.
¿Dónde estás, amor?
Ya no estás.
Sólo sigues acariciando mis sueños hasta
donde mis brazos abiertos todavía guardan celosamente tu contorno.
No estás. Ya no estás.
Y aquí me quedo.
Enmimismada, vagando,   vegetando.
Intentando cumplir lo que te prometí antes de tu partida:
No volver a ser la ermitaña de una caracola que no me pertenece.
Pero qué difícil...
¿Se puede saber dónde te has metido?
No te veo porque ya no estás.
Nubes, niebla. No llueve.
Y sin embargo, yo pudiera llenar un mar.





miércoles, 22 de noviembre de 2017

COMO PARA PERDER EL SENTIDO

Hay un resentimiento 
que me carcome y que afecta de forma contundente a mi extrema sensibilidad.
Tengo la sensación de que llevan toda la vida engañándonos con la idea de que los hombres tienen cinco sentidos y las mujeres seis. 
Y no lo voy a consentir, porque me parece un contrasentido, y mi sentido de la justicia me impide seguir creyendo en esta idea.
No es que haga falta ser muy inteligente, ni siquiera tener en perfecto estado el sentido de la orientación, ni del equilibrio físico para darse cuenta de que  hay a quienes les interesa que sigamos explotando menos del diez por ciento de toda nuestras capacidades. 
En realidad somos mucho más sentimentales de lo que nos han hecho creer durante siglos. Sobre todo a los hombres. 
Es más: lo único que nos mueve es el sentimiento. Cualquiera que sea.
La suma de la información recogida por todos los sentidos y el efecto que causan en nosotros, dan como resultado la sensibilidad.
Sin sensibilidad no hay sentimiento, sin éste no hay empatía*. Sin empatía no  hay sentido común y sin comunidad estamos solos ante el peligro y aquí no hay quien viva.
Nos manejan.
Mi sentido práctico me llevó a buscar la verdad  que hay tras esta irrealidad.
Y me doy cuenta de que, entre todos, hacemos de esta vida un sinsentido cuando en realidad tiene uno sólo que abarca todos : el sentido de la vida.
Más vale que siempre nos quedarán el sentido del ritmo, el del humor y el sentido plástico ( pobre de él).
 Porque mi sexto sentido  dice que en esta ocasión mi sentido del ridículo no tiene razón de ser.
Y no me queda otra que asentir.
Creo que deberíamos ejercer más a menudo los sentidos de la responsabilidad y de la oportunidad ( entendida como ser oportuna y no oportunista), porque esto está llegando a ya unos extremos que quitan el " sentío".
Literalmente. Uno tras otro y hasta varios a la vez.
¿Realidad virtual?
Lo que nos faltaba.
Que " éramos pocos y parió la abuela".
Se me erizan los pelos todos.

* EMPATÍA: participación afectiva de una persona en una realidad AJENA A ELLA, generalmente en los sentimientos de OTRA PERSONA.

( No. No me he equivocado, lo siento. Esta no es la definición de amor. 
A ver si empezamos a sentir con propiedad.)



lunes, 20 de noviembre de 2017

DE LA VIDA Y LOS SINÓNIMOS

A los que nos gusta escribir no nos agrada repetirnos ni caer en la redundancia. Y para ello tenemos una herramienta muy útil. Cuando iba al colegio se llamaba " Diccionario de sinónimos, antónimos e ideas afines": son palabras diferentes que, supuestamente, tienen el mismo significado. Pero ¿qué pasa con ellos cuando se utilizan para pasar de la palabra suelta a la oración y de ahí a la acción física?


EXPERIMENTO


Una simple acción: ENTRAR.-
Sinónimos posibles para el desempeño:
Ingresar, acceder, internarse, adentrarse, meterse, afiliarse, inscribirse, apuntarse o adherirse, aparecer, presentarse, emerger, venir, brotar, asomar, manifestarse, aflorar, asomar o surgir.


Siguiente acción:
COGER UN OBJETO.-
Sinónimos para ejercerla:
Aferrar, asir, agarrar, atenazar, sujetar, amarrar, asegurar, afianzar, empuñar o blandir.


La siguiente opción: UBICAR EL OBJETO ANTERIOR.-
Sinónimos variados para el ejercicio de la labor:
dejar, poner, depositar, posar, colocar, estacionar, "abandonar" e incluso dejar caer.


Y por último la ACCIÓN OPUESTA A LA PRIMERA: salir por donde has entrado.- Sinónimos para una ejecución variada:partir, separarse, alejarse, ausentarse, abrirse, irse, pirarse, evaporarse, desaparecer, poner tierra de por medio, los pies en polvorosa o evadirse. (Y creo que también bloquear).


La cosa viene a ser así: alguien quiere hacer algo, el cerebro busca las posibilidades y no se queda con la que más le gusta, no. Porque el cerebro no manda. La persona baraja las posibilidades cerebrales mezcladas con probabilidades del corazón y elige. Espera, ¿la persona elije? Sí, me parece que así era.


A la postre puede que el resultado sea el mismo: hemos entrado, cambiado el objeto de sitio y hemos salido. Pero el desenlace final dependerá del matiz escogido para abordar la acción. Si has elegido introducirte sigilosamente, aprehenderlo y desaparecer rápidamente, probablemente te llamen ladrón y, además, seguramente lo seas.


CONCLUSIONES:
Aunque la acción o el significado sea el mismo, el detalle de la elección es lo que más importa y marca la diferencia en el resultado o en la reacción.

Que las palabras sólo tienen validez cuando nacen avaladas por las acciones, de otra manera sólo son caprichos del viento.

Y si hay que tener cuidado con las cosas cuando se utilizan, disfrutan, emplean, manejan, manipulan, cuando se maniobran o se usan para alargar su vida útil y por tanto para beneficiarse de ellas y mejorar nuestra fútil, baladí, vacua, leve e insustancial existencia, mucho más cuidado habrá que poner cuando se trata de la trata de  personas. Digo del trato con individuos, seres, humanos o entes, prójimos o más lejanos, básicamente porque parece que estén vivos.

Que somos como una banda de sinónimos e ideas afines cada vez más incapaces de matizar. ¡Y mira que hay para elegir!

Los antónimos mejor los dejo para otro ratico.