SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

jueves, 21 de mayo de 2015

AKELARRE EN LA TERCERA FASE

Son las doce pasadas y mi escoba no arranca. Quiere decir que me perderé el akelarre que se celebra hoy en Singapur. Tengo que mirar lo del cambio horario... si me afano y consigo arreglarla lo mismo todavía llego a tiempo.
Ya sé que no es un sitio muy habitual para celebrar este ritual, pero es que últimamente están intentendo extinguirnos por todos los medios. Juegan al despiste y llenan la "caja tonta" de charlatanes que venden felicidad futura a precios actualizados. Clonan a nuestras hermanas plantas y las modifican genéticamente para que nazcan, crezcan y se reproduzcan al antojo de una ecología interesada, que arrasa la entraña de la querida madre que nos cobija, y diseccionan la sabiduría ancestral para venderla por fascículos a modo de terapias a la carta. Los pájaros no saben si cantar de día o de noche. El invierno se cree primavera y el otoño pugna contra el verano por aparecer antes del martes.
Creo que nos están haciendo "bullin". Por eso es tan importante el akelarre de hoy. Hay que ver de qué manera repartimos todo este arsenal de polvos de estornudar que recuperamos de una tienda de bromas absorbida por El Corte Anglosajón.
De todos es es sabido que el estornudo es la mejor manera de liberar las angustias y contracturas varias que provoca la vida en general. Así que provocaremos  una ola de estornudos mundial que dure varios días, después impregnaremos el aire con la poca esencia concentrada de amor que nos queda en la reserva, mezclada con ráfagas de viento racheadas y servidas al aroma de la flor de la pasión. De postre música sabrosona y bailables.
No sé qué pensaréis al respecto, pero como brujas de andar por casa que somos, no se nos ha ocurrido nada mejor ...
Ay!, que parece que arrancaaaguuuuuuuuuuur !.