SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

viernes, 8 de mayo de 2015

RELACIÓN PROHIBIDA

Hacía tiempo que la estaba sintiendo cerca y esa sensación no me dejaba pensar en nada más. Decidí armarme de valor y alejarme con ella hacia un lugar más discreto, lejos de miradas ajenas e inquisidoras. No era guapa, pero sí larga y atractiva.
Ya cuando estuvimos solas , la república independiente de mi mano derecha  tomó la "indiciativa". Ya que fue precisamente el índice quien  decidió bilateralmente junto al corazón, introducirse suavemente dentro de aquella cavidad  prohibida, maravillosa, cálida y bañada en un mar de gelatina de mil sabores.
 Como serpientes hambrientas estuvieron jugueteando y curioseando por todos los rincones  hasta que decidieron salir de ella no sin antes llevarse consigo un húmedo recuerdo.
 Observé su esencia impregnada en ellos. Miré alrededor y cuando me aseguré de que nadie me veía, los froté contra el pulgar con la intención de solidificarla y que no desapareciera para siempre bajo la corriente del grifo.
Lo conseguí a medias,, y decidí resbalar mis dedos debajo de aquella inmensa mesa hecha de alguna noble madera para dejar allí sus restos. Así, cada vez que la viera, recordaría esta tórrida experiencia inolvidable.
- Ha estado bien...- pensé - pero la próxima vez mejor traigo un pañuelo y me sueno, que ya no está una para estas aventuritas... -
 Y allí me quedé enmimismada.