SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

martes, 5 de mayo de 2015

PRÓXIMA ESTACIÓN CON PARADA: VARSOVIA

Abrí los ojos sobresaltado por el traquetreo del tren. Era como un sueño, estaba espeso y no reconocía ni me acordaba de nada ... hasta que fuí a rascarme la cabeza preguntándome de qué se reía la señora que tenía justo enfrente, y me topé con una diadema de esas como las de las mises pero en cutre.
Entonces un escalofrío me recorrió la médula entera y lo recordé todo de repente. Miré la hora. Faltaban dos minutos para mi boda...
Me costó que diera el sí porque la habían dejado plantada en el altar años atrás y no soportaba la idea de que le pudiera volver a suceder. Juré y perjuré que yo nunca haría eso.
Ding, dong, diiiiiing! ........................ lo único que entendí fué Varsovia... ¡Qué cabrones!. Ten amigos para esto ...
Intenté llamarla. Cuando descolgó eran pasadas las cuatro y cuarto. -Cariño- le dije ...- cariño, lo sient... 
No me dejo ni terminar. Soltó un "eres un hijoputa" que le salió del alma, y hasta hoy ...
Algunos pierden el tren de la vida, y en este caso el tren de la vida me perdió a mí. Nunca se sabe.