SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 4 de mayo de 2015

AMOR IMPOSIBLE (no apto para sexibles)

Tocó suavemente mi hombro. Le estaba dando la espalda, pero noté perfectamente su aliento reposado resbalando en cascada por mi cuello . Esa sería la última vez, así que procuré dejar la mente en blanco, me volví y lo besé lento y dulce. Era la primera y la última. Sabía que nadie hubiera entendido nuestro amor tan transgresor como único ... Nos miramos a los ojos profundamente, dí la vuelta, y comencé a caminar sin mirar atrás ... Desde que salí de aquel, nunca más he vuelto a trabajar en un zoo.