SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

jueves, 14 de mayo de 2015

POR LOS PELOS



El callejón era oscuro y sombrío.Perfecto para ejecutar mi plan, nunca mejor dicho. Nunca supe porqué esos arrebatos míos de torturar y matar bichos desde pequeño. De disfrutar quitándoles la vida lentamente hasta su última exhalación desesperada. Todo transcurría placentero, como a cámara lenta, como si mis manos no fueran mías y yo no fuese yo … Las palizas que me habrá dado mi padre para quitarme esa manía … Pero no le sirvió de nada.
En realidad ya no pensaba en animales, necesitaba dar el siguiente paso. Y aquel callejón era perfecto.
La sorprendí por detrás y rápidamente rodeé su cuello con mi cinturón, y apreté fuerte. Pero cometí un fallo: la miré. Ví la desesperación en sus ojos. Era preciosa, a pesar de todo … - casi a punto de desmayarse y con un hilo de voz dijo: - mi hijo- .
Salí corriendo y cuando paré, respiré aliviado. No sé hasta cuando podré resistirme. Quizás sea yo quien deba morir. Tengo miedo.