SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

miércoles, 7 de mayo de 2014

CRIMEN PERFECTO: CONFESIONES...XI



Pamplona, a 3 de Mayo de 2014

Llevo prácticamente una semana metida en casa, sin salir ni hablar con nadie. No tengo ganas de nada ...Gladys me ha llamado un par de veces, pero no he querido cogerle.
Después de la última llamada a Víctor, recibí una suya a los dos días.
Me preguntaba porqué no lo llamaba, y todavía tuvo los santos huevos de decirme que estaba muy rara últimamente. Indignada pero sin que se me notara le dije que sí, que tenía razón ... Y lo emplacé para que se viniera a Pamplona porque necesitaba contarle algo ... 
El se mostró sorprendido y me preguntó si había tenido algún problema en el trabajo o con Gladys y Alba. Ya me tocó las narices y le contesté que no. Que la cosa iba con él. Calló durante unos segundos, y se despidió con un "mañana nos vemos , cariño".
Si indignada estaba antes de hablar con él, lo de después ya no sé calificarlo. No sólo me había estado engañando, sino que por lo visto todavía pretendía seguir haciéndolo. Qué cabrón.
Cuando vino al día siguiente me preguntó con esa cara de niño ingenuo que antes tanto me gustaba: - Bueno, mi amor ... y de qué querías hablarme?. Me tienes en ascuas ...-
- No sé cómo tienes el valor de seguir llamándome tu amor ... hace falta ser cínico ...-
- ¿De qué hablas? ¿te has vuelto loca de pronto?-
- No disimules ... lo sé todo ...-
- ¿Qué todo? ... En serio, me estás asustando ... Dime de una vez qué demonios te pasa. ¿Estás con la regla o qué?
Parece mentira que los hombres no se hayan enterado a estas alturas de que esa pregunta en mitad de una discusión de pareja, es como quitarle la anilla a una granada.
- Eres un pedazo de cabrón. Y ten mucho cuidado con lo que vas a contestarme porque tengo pruebas de lo que digo. ¿Cuánto tiempo pensabas seguir engañándome?-
Hubo unos segundos de silencio que se me hicieron eternos. Él estaba demudado ... y de pronto empezó a sollozar como un crío... Pero seguía sin decir nada. 
De pronto estaba mirando a un desconocido, y esto  me cabreó todavía más.
- habla, maricón de mierda ... ¿qué soy yo para tí? ¿una tapadera? ¿un juguete?¿un pasatiempo? -
- Pensaba decírtelo ... -. Me contestó...
- Ah ¿sí? ... y cuándo, ¿cuando las ranas críen pelo? - Me daban ganas de matarlo ...- Quiero que me lo cuentes todo, si en algo me estimas. No tenías derecho a engañarme así. ¿tienes idea de cómo me siento? ¿por qué...? - llegados a este punto ya no pude contener las lágrimas y él se vino a abrazarme ... Lo aparté de un manotazo y le dije que se fuera y que pensara . Que yo estaría esperando explicaciones cuando él estuviera preparado para contarme toda la verdad y no antes.
Cogió su maletín y salió por la puerta despidiéndose con un "lo siento, ya hablaremos..."

Pamplona, a 5 de Mayo de 2014

Acto seguido sonó el teléfono ... Era Gladys ... a regañadientes decidí contestar, a pesar de que el momento fuera de lo más inoportuno.
Estaba llorando y me costó calmarla para poder entenderla. Me contó que mientras estaba paseando por las afueras del pueblo con Alba y los niños, había llegado la policía y se la habia llevado en el coche patrulla no sabía a dónde ...Le pregunté si la habían esposado y me contestó que no. Me pareció muy raro.
-Pero ¿qué te dijeron de porqué se la llevaban?-
- Dijeron que era un requerimiento urgente del juez.-
- ¿Y no mencionaron nada de que estuviera en busca y captura?
- No, se la llevaron sin más ... les pregunté dónde podía ir a llevarle sus efectos personales, y aunque no pudieron asegurármelo,  dijeron que era probable que la ingresaran en el "hospital psiquiátrico  Santa Catalina".- 
Me contó que había mejorado mucho, y que comenzaba a señalar las cosas y a decir su nombre ...
- ¿Porqué nos tiene que pasar ahora esto? ...- seguía llorando - No es justo!!! los niños no tenían que haber visto nunca esta escena, están muy chocados y yo no sé ni qué decirles. Ayúdame, por favor...-
Intenté calmarla como pude, le dije que si necesitaba lo que fuera me llamara, y que iba a ponerme a investigar en cuanto colgara. Ella me dijo que estaba bien, que sólo necesitaba saber a qué tendría que atenerse y nos despedimos.
Antes de que pudiera sentarme a recapacitar sobre todo lo acontecido, volvió a sonar el teléfono. Era Víctor. Pero no contesté. Ya había tenido suficiente en un sólo día, y tenía mucho trabajo por delante.
Lo primero que hice fue llamar al director de la cárcel, para que me diera información, si la tenía. Le pregunté si habían averiguado el paradero de Alba, y me lo afirmó. Me informó de que una llamada anónima les había dado la dirección exacta de dónde estaba. Y que había sido justo en el momento oportuno, ya que el día anterior se habían designado por fin juez y fiscal para su caso. Le agradecí su atención y colgué.
Cuanto más sabía, más raro me parecía todo.
Pensé en Víctor por un momento y luego me paré a pensar en Gladys. Realmente ella sí que era la prueba de que el verdadero amor existe ... y no la patraña que estaba viviendo yo, vete a saber desde cuando ....