SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

jueves, 11 de julio de 2013

NOSTALGIA...

Mi amiga Jaquelín la llamaba Saudade.Y no sé porqué cuando la recuerdo, mis oidos evocan las brisas y las mareas que enviaba aquella diosa que ella llamaba "yemanyá" (o algo parecido) . Me dijo que era la diosa del mar.

Y la india brasileña cada vez que pisaba la playa le hacía alguna ofrenda, (bisutería natural que ella misma fabricaba), y luego se bañaba desnuda con su pelo y su pecho al viento...

Aquel camping de Cadiz que no dormía hasta el amanecer, sardinicas asadas, viento incansable, indómito, indiscriminado a discreción...

Jo...

A pesar de las vidas vividas, todavía siento adentro esa necesidad de seguir toreando a ésta y las venideras, (espero que no sean muchas).

Otras veces volvería al limbo y no saldría de ahí...con lo bien que se está en el limbo da perecilla, no me digas...

Me gusta nadar y bucear; pero lo que más me gusta con diferencia, es HACERME LA MUERTA. Con los oidos sumergidos y la nariz y la boca fuera, porque si no, te ahogas y te morirías por hacer la muerta de forma inconsciente...

Entonces cierras los ojos, y... ... ... oyes tu corazón, las burbujillas, los chapoteos de los tres que van pataleando en la colchoneta medio desinflada, y el murmullo embotao de una playa llena de gente que ha ido a pasar un día tranquilo en la playa...

luego viene una ola traicionera, justo cuando más relajada estás, y te llena primero las narices y cuando abres la boca, la boca...y se te queda un regustillo marino y la nariz superdespejada.

Me gustan las playas...DESIERTAS...y el azul del mar verdoso...

"Yemanya", Cádiz y mis amigas.  Nostalgia...  Saudade.