SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

miércoles, 4 de enero de 2017

HOGAR, DULCE HOGAR

Llego a casa súper cansada, y me encuentro a mi alter friego, sentada en el sofá, discutiendo con mi after ego, porque una no quiere hacer nada, y la otra gritando que hay que ponerse a hacer la maleta ya, que se nos va a escapar el tren. ( Que sale mañana a las 9).
Les he dicho que se callen , que me duele la cabeza y encima no tengo chocolate. Solo del que se disuelve en leche. Y no tomo leche. Bueno, sólo por la mañana.
Pero no me hacen caso, siempre están igual: como el perro y el gato.
Ya me veo como en el último viaje y el anterior: haciendo yo sola la maleta, pensando qué meter en ella, y yendo a por chocolate al súper...
...Desde luego, hay veces que esto de tener varias personalidades, no sirve para nada...
Ahora que ven que me voy, dicen que no me cabree.
Algún día de estos, se me va a ir la mano con la limpieza de aura y se van a enterar éstas de lo que vale un peine.