SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

miércoles, 16 de julio de 2014

HASTA LUEGO, "SOFOCAVACAS"

No se me podía ocurrir mejor adjetivo para describir a cualquiera de mis hijos, y como encima soy tauro pues les va que ni al pelo ...
No entiendo porqué no se me ha ocurrido a mí ... Y tampoco porqué se referían a mi persona cuando se despidieron con semejante improperio.
Yo soy totalmente incapaz de sofocar a una vaca. No sabría ni por dónde empezar. Pero claro, si es verdad que de casta le viene al galgo, algo de eso debo tener.
Os juro que la última relación que tuve con alguien de esa especie , fue exactamente todo lo contrario. Estaba paseando por Arteta, cuando descubrí algunas gallinas dicharacheras en un corral y me paré a observarlas. - ¡ Qué majicas! - murmuré a la vez que un aldeano pasaba delante de mí. Me miró con cara de "qué tía más tonta", y se fue.
Continué paseando con cara poker, y descubrí una vaca lechera grande y preciosa en mitad de un prado. - Qué majica - pensé esta vez (no me atreví a decirlo por si el aldeano seguía cerca), y la vaca se volvió a mirarme unos momentos. - Parece que tiene telepatía - seguí pensando. Y debía de ser verdad porque cuando dejo de mirarme con su cara lánguida, se dio media vuelta,  puso los cuartos traseros en frente de mi cara, y se tiró un pedo que me pareció que duraba una eternidad. Hasta ese momento nunca me había parado a pensar en ese lazo especial que une a los aldeanos con sus animales.
Y  después de ese instante tampoco, porque me dio un vahído que casi no vuelvo. Menuda peste ...
Así que no me explico en qué momento logré sofocarla. Pero está claro que lo hice, y que luego tomó represalias.
Total, que parece que el insulto también me viene al pelo. Aunque no acierto a adivinar por qué parte de la familia me llega esta herencia tan sofocante. 
Y ya no puedo con este "sinvivir" ... hasta que no lo averigüe no paro ...