SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

miércoles, 26 de junio de 2013

MI PRIMER...(YA SE ME HA OLVIDAO,JOLÍN)...AH,SÍ,...¿POST?

Me dice mi querido Alonso Quijano, "el bueno"(rro), que para empezar este soñado blog con buen pie, sería interesante hacer una introducción, carta de presentación o similar...
Y si, creo que tiene razón al sugerirlo, así que lo primero que debería explicar (me temo), es que hace una beastruz perdida en Terranova soliloquiando a diestro y siniestro:
Beastruz es el híbrido nacido de la mezcla de mi nombre y un animalillo que corre que se las pela, tiene el cuello superlargo, pone huevos como para freírlos en un caldero, y además tiene alas, y cara de loca... pero no vuela (al contrario que yo).
Me bautizó con este nombre un payaso que conocí la primera noche que salí a bailar, cuando llegué a Sevilla allá por el pleistoceno. Me hizo gracia la combinación y lo adopté un tiempo como nombre artístico.
Os preguntaréis a estas alturas en qué consiste mi arte, y podéis estar seguros de que en cuanto lo averigüe seréis los primeros en saberlo...
Después volví a Pamplona y Virginia me propuso hacer pareja artística (conmigo y las demás) y le dije: -vale. ¿qué nombre nos ponemos?- y dice la otra: -no sé.- y le digo yo: - ¿cómo se llama tu clown? - y me contesta que Finisterre... Y me quedo pensando... ... ... y sigo pensando... ... ..y... -pues el mío se va a llamar Terranova. Así como para compensar : "Finisterre y Terranova". ¿Te mola?- y va, y dice : ¡me mola!
Y eso...
Así que mientras hablaba sola, la Beastruz se perdió en Terranova y he aquí el quiz de la cuestión... porque es que ahora mismo no tengo muy claro quién soy,  ni de quiénes estoy compuesta. Ni siquiera acierto a saber cuántas somos...
Pero me hacía mucha "ilu" inventarme un blog. Más que todo porque la sesión de terapia que necesitaría para que me reprogramen, y poder hacer como que soy normal me cuesta 50 euros la hora... y no es por nada, pero creo que necesitaría unas cuantas... estaciones, y además, no tengo el "shosho p'a farolillos"...
¡¡¡Ah!!!... y  lo del soliloquio viene porque vivo con mis cuatro hijos, y con los mayores no puedo comunicarme porque les rayo la cabeza (eso era en tus tiempos), y con los pequeños tampoco porque me la rayan a mí...(porquéporquéporqué).
Total, que me paso la vida hablando sola, o con los electrodomésticos, que es todavía peor...
Pita el microondas y como tenemos telepatía ya sé que me está avisando de que ha terminado de calentarme (la comida). Le digo que ya voy y se calla, pero enseguida me vuelve a llamar... y venga con el piiiii, hasta que me cabreo, saco lo que hay dentro y me voy jurándole que no me va a calentar más. Ni la comida, ni la cabeza...
Sin embargo a la nevera le hago caso reverencial, siempre siempre que me llama... Porque, cuando paso de ella, se pone en plan fría (tipo témpano derretido) y empieza a fabricar ecosistemas y biodiversidades de todos los tipos y colores. Y gamas de aromas a cual más fétido... incluso últimamente, ha empezado a experimentar con las texturas... entonces le bajo la temperatura, o se la subo, no sé, y es todavía peor...
El día que me la trajeron tuvo una bronca con el congelador, que lo dejó prácticamente helao. Y hasta hoy, oye. Tiene un carácter la puñetera que no hay quién la tosa... en fin...
El lavavajillas es muy bonito. De media carga y ecológico hasta la médula, digo hasta el módulo de panel de entrada, ¿o eso era el "güindous" este?... ¡¡¡joder qué lío!!!... ¡¡¡A ver si va a ser cierto que  necesito terapia!!!
Pues nada, oye, si no os importa, utilizaré este recurso para dejar aquí mis  anormalidades variadas, mis monólogos variados e imágenes variadas, donde las protagonistas indiscutibles seremos yo, yo y yo. Entre otras cosas para que nadie se de por aludido...
y luego, porque me creo el ombligo del mundo (del mundo doméstico, del de andar por casa, se entiende) para qué nos vamos a engañar...
Y para terminar, me despido. ADIÓS. (Qué lastimica).