SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

sábado, 29 de junio de 2013

DOS ROMBOS




El cuarto de estar era bastante pequeño... lo típico: tresillo y dos butacas de escai, por supuesto adjudicadas al papá y al abuelo, lámpara de pie de un metal indefinible, estantería y mueble de la tele con revistero presidiendo la estancia...
Se me ha olvidao decir que en casa vivíamos 11, así que quitando los sillones, quedaba un tresillo para 9...
Como era algo justo, algunos de mis hermanos y yo acabábamos tumbaos en el suelo (puto), con la cabeza apoyada en las patas de la mesica de don Quijote y Sancho Panza; siiii, también había mesica, estampada en blanco y negro, como la tele, como la vida en aquellos tiempos...
Bueno... a lo que iba:
Yo tirada en el suelo, rezando para que mi madre no se diera cuenta que estaba... suena la cabecera de sábado noche, y se empieza a mascar la tensión, no quiero ni respirar, y sólo quiero que salgan los rombos ya, y que desaparezcan antes de que los vea mi madre... máxima concentración: necesito convertirme en baldosa de madera... de laminas en forma de caracol... ¡¡que salgan ya!!!
¡¡¡Y VA,Y SALEN DOS!!! y oigo aquello que no quería ni soñar:
- ¡¡¡esa cría a la cama!!!
Diez minutos sin respirar para esto...snif sniif... y me voy a la cama, no sin antes reivindicar que a mis 3 o 4 años, ¡¡¡ya no soy ninguna CRIAAA!!!
Pero ya no puedo dormir porque no dejo de pensar que será lo que se esconderá detrás de los rombos... y me levanto como un fantasma, y voy reptando por aquél interminable pasillo hasta llegar a la rendija de la puerta ... y vuelvo a dejar de respirar para que no me oigan, y  pierdo el conocimiento, o me duermo, no me acuerdo... y así, entre sueños, oigo a mi madre que dice:
-¿pero qué hace esta cría aquí? ¡¡Pepe llevatela a la cama que se va a enfriar!!
Y recuerdo también entre sueños, cómo el papá me cogía entre sus brazos y me llevaba a la cama... y como durante el camino, yo me sentía protegida y feliz...
Seguí levantándome durante un tiempo... pero en realidad los rombos ya no me importaban...  yo sólo quería que mi padre me llevara a la cama en sus fuertes brazos...
... snif, y eso... que hay sensaciones que nunca se olvidan... snifff...