SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

martes, 28 de enero de 2014

ALCOHOLEMIAS Y DERIVADOS

El otro día miré de refilón una noticia que venía en "el caso", digo en el periódico. Quiero especificar que ni siquiera tuve que sostener en mis manos el diario para leerla. Estaba colgado de la pared. Y se me fueron los ojos. Fue un accidente que espero no se vuelva a repetir.
Venía a informar de que de todos los controles anti droga que habían hecho en los últimos tiempos,un sesenta por ciento daba positivo en alcoholemia.
Y ¿qué significa eso?... más multas y menos puntos para conductores temerarios que ponen en peligro sus vidas y las de los demás  sin pararse a pensar en las consecuencias de sus actos antes de que pasen. 
Me parece bien. De hecho si de mí dependiera les quitaba el carnet para siempre a la primera.
Pero me da por ir un paso más allá y me da por pensar que sesenta de cada cien personas a las que paran los controles no piensan con claridad antes de subirse al coche.
¿Para qué usamos el alcohol y todo lo demás?
Lo de "para ahogar las penas" es una excusa tan clásica como socorrida que a estas alturas podría extenderse al resto de las drogas. La segunda clásica sería "para evadirse". Y no voy a nombrar más  porque con estas dos hay materia para un rato.
Nos horrorizamos cuando alguien bajo los efectos de la droga o el alcohol roba, mata o maltrata. A la vez la justicia puede considerarlos como eximentes en ciertos casos. Enajenación mental transitoria por efecto de... suelen llamarlo.
Nos fijamos en los resultados, pero no nos paramos a pensar porqué la persona en cuestión ha llegado a esa situación límite, que yo diría que en la mayoría de los casos tiene que ver con la carencia afectiva en algún sentido o a lo peor en todos. Con el calor humano.                                                                     
Y sí, con la que está cayendo, dan unas ganas de evadirse difíciles de contener.
Buscando la "paz" como locos a base de sustancias me da igual legales que ilegales. Y los recaudadores poniéndose las botas para enriquecer a un sistema podrido y corrupto que nos vende la felicidad en forma de spot, o de "resort".
Hay un país en el mundo llamado Bután en el cual se mide la renta percápita en base al grado de felicidad de sus habitantes. Ya sé que suena a chino. Pero no. Es butanés.
Esto parece que no interesa. En Islandia gran parte del gobierno ha dado con sus huesos en la cárcel porque la gente ha dicho basta y se ha plantado en masa. Eso tampoco conviene que se sepa.
Si un gobierno fuera como tiene que ser, y se preocupara por el bien de las personas creo que la crisis no hubiera lugar. Porque somos solidarios por naturaleza, la mayoría. Porque a todos nos produce bienestar ver gente feliz a nuestro alrededor. Porque el potencial de una mente bien alimentada es infinito.
Nos han hecho creer que lo más importante en la vida es el estómago y tener cobijo propio y limitado, lo cual nos ocupa el ochenta por ciento de la existencia. No queda tiempo ni para tener hijos  a estas alturas. Ni tiempo, ni ganas.
Pero olvidamos por completo  que el cerebro también ha de ser alimentado. Porque dependemos de nuestra propias decisiones para desarrollarnos con mayor o menor fortuna en esta vida.
Y este se alimenta básicamente de oxígeno. No es tan difícil. Sólo se trata de respirar.
Así que miro a mi alrededor y veo a demasiada gente congestionada, colas en los centros de salud mentalfísica, las farmacias sin parar de currar, y volvemos al punto de partida. Que nos den algo que nos permita pasar el aire contaminado éste hasta nuestros pulmones.
Y si no, me lo busco yo por mi cuenta. 
Cada día me dan más miedo los del traje de mandar. Pero trato de evadirme de ellos no para no pensar, sino para ser yo la única responsable de mí y de mis actos. Es duro, pero avanzo lentamente. Y a medida que avanzo y aprendo siento que soy más feliz, que puedo conseguir lo que me proponga.
Creo que si la dichosa crisis sigue siendo, es porque no sabemos gestionar esta crisis mucho más profunda y existencial que nos ocupa y preocupa a cada uno, pero que se extiende como epidemia. Tengo la impresión de que va tocando renacer sí o sí.
Y supongo que cuanto antes lo asumamos mejor será para todos .
Digo yo... no sé .