SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

viernes, 31 de enero de 2014

DE CÓMO INVERTIR EL SENTIDO DEL TUMOR

Llevo unos días haciendo limpieza general por mis adentros intentando encontrar el sentido del humor que se me ha escondido el cabrito y no lo encuentro. Así que he abierto la boca me he estirado hacia el frente el labio de abajo todo lo que he podido y he dicho: eh!!!! y no me ha contestado nadie. Un sinsentido, vaya. Y encima ahora voy a tener que agenciarme un plato plano de postre para rellenarme el labio.
Se suponía que el blog era amor con humor y viceversa. Pero últimamente se queda en amorgamiento simple y llano. Y no puede ser. Así que me inventaré una clase  de desarrollo del sentido del humor para convertir la amorgura en humorgura:  
Me  pongo frente al espejo, lo cual ya es una postura bastante frustrante para mis ojeras que abarcan media cara y mis patas de gallo que ya empiezan a extenderse hasta la pechuga de alguien. Y con esa misma cara y la sensación que me produce, miro fijamente al frente y me acuerdo por ejemplo de Ana (botella). Y digo en voz alta para desahogarme:-TONTA, MAS QUE TONTA.-     
Pero me doy cuenta que no me he quedado totalmente plena, y decido inventarme alguna maldición nueva que me llene de verdad. El secreto está en que debe ser original,es decir de cosecha propia y cuanto más retorcida mejor. Ej.: Ojalá se te escurran la cejas hasta el bigote y las tetas hasta el tobillo. Ojalá te depilen con láser el cerebro  y te crezca alguna neurona (útil), que te vas a ir directa al invierno eterno...
Y así seguimos hasta que se me ocurra algo tan pérfido como... 
- Ojalá se te invierta el crecimiento de todos los pelos de tu cuerpo y te pinches por dentro...- (por lo visto la cosa hoy va de pelos)- Luego se puede terminar con la primera frase como coletilla: TONTA, MAS QUE TONTA. 
Continuar así hasta que te tengas que ir o en su defecto hasta que te salte la risa.
Probadlo, es efectivo... bueno, me voy a la pelu. Buenos días a todes.      
Por cierto... que sepáis que Ana (botella) sólo era un seudónimo mental para que nadie se sintiera aludido... Pero mis maldiciones tienen NOMBRE  JAJAJAJAJJAJ