SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

sábado, 22 de marzo de 2014

DESTINO

Hace dos días apareció  por la plaza un viejo amigo al que hacía mucho tiempo que no veía ... Tras el apretón del abrazo que nos dimos, me suelta así, a bocajarro, que su compañera había muerto atragantada hacía tres semanas.
No nos conocimos mucho, pero me tenía  mucho aprecio y yo a ella también. Me eché a llorar ... solo tenía cuarenta y alguno.
Padecía una enfermedad mental desde hacía muchos años, pero mi amigo se enamoró de ella y ha sido su ángel de la guarda durante los quince años que ha durado su convivencia. Tenía dos hijos en casas de acogida. No sabía nada de ellos hasta que Alberto consiguió que la dejaran verlos, y que reanudaran la relación con su madre.
La salvó de unos cuantos intentos de suicidio, y seguramente de que acabara internada en un psiquiátrico el resto de sus días .
Y va y de repente se muere atragantada.
Cuando me pasan estas cosas soy más consciente todavía de que esta vida es un soplo que puede dejar de soplar en cualquier momento. Estuve muy triste ...
Y ayer recibo la noticia de que  me han escogido para pasar una semana con todos los gastos pagados en un sitio idílico al sur de Portugal. Mi arte y yo solitas. Con un par de graciosos, dueños de la idea.
Esto es precisamente lo que me gusta de la vida ... 
Me siento muy afortunada, y tengo la impresión de que la que se ha ido ha tenido algo  que ver con mi fortuna.
Es curioso el destino.