SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

jueves, 27 de abril de 2017

AQUÍ Y AHORA

Regurgitando
como ave para alimentar a sus crías,
vuelven a mi boca
sabores de tiempos pasados
que me repiten,
lo mismo que el pimiento.
Rumiando
como vaca paciendo en el prado,
pensamientos en blanco y negro
pasados de rosca, de oda, de ola.
Hoy hace sol y el parloteo simpático
de los pajaricos me recuerda
que sólo existe aquí y ahora.
No hay nada más.
Llenar el espíritu
con el momento presente,
sin dejarse llevar por pasados
que ya no son,
o futuros que no se sabe si serán.
Exprimir el día como una naranja,
sacándole el jugo.
Unas veces más dulce, otras
algo más agrio o amargo.
Pero siempre saludable.
A veces, queriendo recuperar
lo que fue, o soñar con lo que será
nos perdemos el pequeño
y feliz detalle de lo que realmente es.
Lo que somos. Lo que hay.
Poderes que juegan al despiste
para crear conciencias despistadas
que les permitan llegar donde están
y quedarse.
Hoy, aquí, ahora,
sigo nadando contracorriente.
Cual salmona.
Hoy, aquí y ahora,
los pajaricos, el sol y yo.
Cuánto tiempo sin verme...