SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

jueves, 27 de abril de 2017

DEL CASTELLANO NAVARRO Y EL ESPAÑOL LATINO

De un tiempo a esta parte, en la que los tentáculos de mis letras y mi espanto, digo encanto, viajan a través de este medio sobrevolando océanos, me he dado cuenta de varias cosas en referencia a las diferentes formas de utilizar el mismo idioma. 
Me he parado en el castellano navarro, porque es especialmente inexpresivo en lo que a demostrar sentimiento amoroso se refiere.
De tal manera que mientras el latino enseguida te llama amigo, o utiliza expresiones como: qué bello, belleza,qué hermoso, hermosura, te amo o te adoro, genial, mi amor, dulce, sublime ...
aquí sólo se utilizan tres: bonito ( o en el caso de los jóvenes guay), de puta madre y te quiero.
En el primero de los casos se utiliza para las cosas y cachorros de cualquier especie.
En el segundo para cualquier persona o cosa que esté muy bien, y en el tercero sólo y exclusivamente se le dice a la pareja, y en el caso de que sea estrictamente necesario. El día de la boda, enamorados, cumpleaños, San Fermín ( sólo en el caso de Pamplona), y noche vieja. Bueno, y en algún parto que otro.
Respecto al tema de los amigos, aquí se divide la cosa como en tres fases:
El amigo de verdad, que suele ser de toda la vida o gran parte de ella, los que saludas con un " aupaaa " , que son los vecinos y conocidos de vista, y a los que se saluda haciendo un leve levantamiento rápido de barbilla, porque los conoces, y no sabes de qué.
De manera que, en mi caso por ejemplo, tengo ( teóricamente)muchos más amigos y amigas en América Latina que en Pamplona. Que además dicen que me quieren sin que sea ningún día señalado y para colmo me sueltan perlas como que soy bella o que mis letras son hermosas, o me mandan abrazos siderales con montón de monigotes de esos con corazones, arcoiris, flores, pajarillos y demás animales en posturitas varias.
Y es ahí donde me entra el cortocircuito. Porque si. En ambos casos utilizamos la palabra amigo. La diferencia es que para que alguien de por aquí te llame amigo, tienes que pasar primero por la fase de cruzarte y levantar levemente la barbilla mirando de soslayo durante un tiempo prudencial, luego otro tanto saludándote con el aupaaa, y ya si luego al cabo de unos años te encuentras por ahí un día de borrachera, pues si. Lo mismo ese día en alguna fase de la misma, ya te ganas el titulo de amigo, aunque no seas propiamente de la infancia.
Claro, con esto de las redes sociales, no podemos los navarros proceder a las dos primeras fases, porque son prácticamente mudas. Lo que no quita, que cuando utilizamos la palabra amigo la sigamos considerando como lo que tenemos grabado a fuego. Un amigo es para siempre.
Quiero decir con todo esto, que estaría bien que antes de entablar una amistad a través de las redes sería conveniente saber qué tipo de idioma hablamos, aunque sea el mismo.
Que yo cuando digo te quiero no sólo lo digo. Y mis amigos de verdad son los que siempre están bajo cualquier circunstancia. Que cuando digo que soy amiga, soy y estoy.
Da igual los metros o kilómetros que haya por medio.
Así que por favor, amigos y amigas del otro lado del charco. Piropos podéis decirme los que queráis, porque aquí sólo se manejan dos: qué bueno|a estás, y qué polvo tienes ( que viene a ser una abreviatura de: tienes un cuerpo en el que me encantaría practicar teorías de amor infinito).
Respecto a lo de los amigos, te amos y te quieros, casi prefiero que si no van a ser para toda la vida, no leerlos o escucharlos. Que una es muy sensible, no es de piedra y no tiene acostumbrados ni la vista, ni el oído.
Que aquí, en Navarra, todas esas palabras se denominan mariconadas.
Es triste, pero es así.
Así que aquí dejo esta reflexión, para que mi castellano-navarro se entienda claramente, y así nos entendamos todes más y mejor.
Os quiero amigos y amigas, sois espectaculares, hermosos, bellos, sublimes, adorables.
Os amo con toda la fuerza de mi corazón y os envío abrazos de todos los colores y tamaños con bien de mariposas y arco iris.
Genial. Bendiciones.
Lo que dicho a la navarra, sería algo así como:
Joder, que sois todos de puta madre, mecagüen la ostia. Parece mentira, rediós. ( Y palmada en la espalda. De abrazos ya ni hablamos).
No se si me explico..