SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

domingo, 27 de octubre de 2013

DE PELÍCULAS ...




Cumbres borrascosas donde habita lo que el viento se llevó, al este del edén... Como si de una ventana indiscreta se tratara, veo cómo desayunan con diamantes, y no siento las piernas.
Porque nadie escucha los gritos del silencio que nace en  algunos amaneceres rojos.
Tacones lejanos caminan tras el corazón esmeralda que vive dentro de un cabaret parecido al Moulin Rouge de París.
El bueno, el feo y el malo campan a sus anchas mientras que el hombre que susurra a los caballos se cree Macbeth.
Hay tomates verdes fritos para comer, renovar energías y volver a empezar.
El niño del pijama de rayas está dudando entre leer Alicia en el país de las Maravillas o ver la vida de Bryan.               
Y ya es otoño en el corte anglosajón. Qué corte.
A veces tengo ganas de cerrar los ojos y volar. Y otras vuelo sin despegar los pies del suelo.
Dos hombres y un destino: Thelma y Louise.
La soportable pesadez del ser (mujer, madre, hija, hermana, amiga, artista y equilibrista). Y amante a tiempo parcial. Qué cosas...  En fin...