SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

martes, 29 de octubre de 2013

TARDE DE LLUVIA




Iba a recoger a los niños del colegio, cuando ha empezado a llover tímidamente... Todos los que íbamos en la misma dirección hemos empezado a acelerar el paso sin pensar. No creo que notáramos para nada la lluvia excepto en cara y manos, ya que todos íbamos vestidos. No tengo paraguas, se quejaba una... Ya parece que llega el otoño de verdad, comentaba la otra... Qué pereza, que pronto se acaba lo bueno...                             
He recogido a los críos y cuando cruzábamos el patio ellos correteando y yo andando, me fijé en que éramos los únicos que pasábamos por ahí. El resto estaba apiñado bajo los porches, no sé si esperando a que parara el txirimiri, o pensando en la mejor manera de que su cara y manos se mojaran menos.    
Entonces me he dao cuenta de que a la gente le da miedo mojarse. Pero también pasar calor. Y frío...                                              
En resumen cualquier cambio que suponga un cambio personal y que nos pille prevenidos o desprevenidos tiende a asustar y a ser rechazado por no estar en los mapas previstos. Mapas sociales, mapas morales, mapas geográficos, mapas mentales. Es necesario tenerlo todo previsto, prepensado, prelavado y precocinado... Incluso premasticado.  
Y entonces me surge la pregunta: ¿Porqué tenemos que premeditarlo todo? Nos pasamos la vida intentando preveer lo imprevisible, y cuando fallan las predicciones nos encontramos perdidos y sin saber reaccionar. Hay un proverbio chino que dice:"no te preocupes, ocúpate ... y si no vas a ocuparte, ¿para qué preocuparte? " ...Me hizo ilusión leerlo porque me dí cuenta de lo bien que entiendo el chino. También en ese instante fuí consciente de porqué cuando alguien me dice que está preocupado por mí, me sienta como el culo...  
He cruzado el patio, y mi ropa se ha humedecido un poco y a mi cara le ha gustado sentir las gotas como chispas de espabilar. Los niños ni se han enterado...     
Deberíamos aprender a gozar de los fenómenos m- etéreo- lógicos y experimentar el placer de mojarnos. Se empieza con una simple gota de lluvia y se puede terminar abarcando a toda una sociedad. 
... Y... dicho esto, ¿alguien se anima?...