SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

sábado, 19 de octubre de 2013

SEXO, DROGAS Y ... ASÍ ESTAMOS ..

"El sexo y las drogas son las mercancías que más dinero producen y más riqueza generan en el planeta". Es una mera estadística. El problema es que ésta me la creo.
No pienso que ninguna de estas dos materias sean malas en sí mismas, puesto que la naturaleza nos las ha puesto ahí. Como complemento, como un aderezo placentero para entender la vida en toda su dimensión.
Dónde nace el problema entonces?
Respecto al sexo que es quizás el sentimiento más íntimo, considero que cuando una parte bastante significativa de la población elige tener sexo de pago antes que mantener una relación integral con alguien es que vivimos enfermos .
Enfermos de prisa, de soledad, de ausencia de calor humano. De ausencia del valor humano. Siempre he pensado que si desde pequeños fuera habitual masajear y ser masajeado, abrazar y ser abrazado, acariciar y ser acariciado, besar y ser besados, la prostitución quedaría relegada a ser una modalidad minoritaria entre las diferentes opciones de prácticas sexuales. 
Respecto a las drogas tendría mucho que decir, pero en este momento me limitaré a plantear la realidad de que todos los pueblos y culturas conocidos, tienen una sustancia, generalmente proveniente de una planta que usan en ocasiones especiales para ponerse en contacto con partes de sí mismos y de su cerebro que no utilizan habitualmente.
Dónde nace el problema entonces?
El problema nace cuando se saca esa sustancia de su lugar de origen para comerciar con ella y las sensaciones que produce. El problema sigue cuando una vez que has visitado esas zonas de tu cerebro felizmente, prefieres no volver a utilizar las demás. Porque las demás duelen. Y si algo tienen en común las drogas es que durante su efecto se da una total ausencia del dolor. Tanto físico como mental.
El problema es cuando el poder se encarga de permitir este consumo entre una juventud desganada e insatisfecha llena de cosas pero vacía de sentimiento real. Y llena de sentimiento virtual.
Y esto me lleva a la conclusión de que tanto en el caso de la prostitución como en el de las drogas, lo que la gente intenta evitar  a toda costa es el sufrimiento. El dolor. Unos porque lo han sentido demasiado y otros porque nunca lo han sentido.
Yo creo que el dolor y el sufrimiento, son sentimientos tan normales como el amor o la ternura. 
Cuando eres pequeño te caes y siempre hay alguien dispuesto a consolarte. Cuando te haces mayor, te caes y  siempre hay alguien que dice que te quiere que tiene preparado un "te lo avisé" ( y ahora te aguantas).
Si entendiéramos el dolor y el sufrimiento como parte de un aprendizaje y de una evolución hacia el equilibrio, todos seríamos más sabios y menos miedosos. Si nos abrazáramos más sufriríamos menos.
Y ahí lo dejo. Que me estoy poniendo sentimental y no hago juego.