SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 7 de abril de 2014

CRIMEN PERFECTO:.CONFESIONES DE UNA ASESINA IV




Pamplona, a 2 de abril de 2014


He recibido una llamada  del director de la cárcel de Pamplona. Alba está bajo custodia en el Hospital Virgen del Camino.
Intentó suicidarse anoche.
Me comunican que está en coma, y me preguntan si conozco a algún familiar o amigo suyo al que poder avisar. Le he dicho que no. No sé si he hecho bien. Me ha pillado tan de sorpresa...
Después de mi última entrevista intenté comunicarme con ella varias veces para seguir con las preguntas. Pero no recibí respuesta por su parte.
Supuse que poner palabras a todo lo que me contó acabó pasándole factura. Pensé que necesitaba tiempo, y decidí dejar que fuera ella quien se pusiera en contacto conmigo cuando estuviera preparada. Y ahora esto... Salgo inmediatamente para el hospital.
........................................................................................................
Estoy en la 7. Tengo un bolo en el estómago que no puedo con él. Se me van cayendo las lágrimas y no hago mas que pensar en la mujer de Alba. 
El último día que nos vimos en la cárcel, ella me entregó un sobre y me dijo que si alguna vez le pasaba algo lo abriera . Acabo de abrirlo. Es la dirección y el teléfono de Gladys, su mujer.
Tengo el móvil en la mano. Pero no me atrevo a llamar. No sé como... ¡Joder!
Mejor voy a informarme primero sobre su estado, y después veré qué hacer y cómo.
Habitación 102.  Respiro hondo... vamos allá.
...........................................................................................................
Esto es muy fuerte. Por lo visto la última vez que estuvo en la enfermería sustrajo varias ampollas de un calmante muy fuerte, que es prácticamente indetectable en la sangre.
Así que han tardado bastante en averiguar el porqué de su estado y aunque ahora está estable, no saben si su cerebro habrá sufrido daños ya que estuvo más de tres minutos en parada cardiorespiratoria.
No ha despertado, y no saben si lo hará o cuando. Pero respira por sí sola, y eso es buena señal.
Me ha llamado mucho la atención la expresión de su cara. Parece feliz. Nunca se la vi estando conmigo.
............................................................................................................
¿Y ahora qué hago? Si me pongo en el lugar de Gladys me gustaría saber, pero si Alba ha decidido terminar con su vida antes de hablar con su mujer, ¿quién soy yo para contradecir su decisión aunque no esté de acuerdo con ella?... pero entonces ¿porqué me dio su nombre y su numero de móvil?
Menudo papelón me ha tocado. Qué nervios. 
Voy a tratar de tranquilizarme y pensar detenidamente cómo demonios voy a solucionar esto.
Pobre Alba, pobre Gladys, pobres hijos ...
Menuda mierda.