SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

miércoles, 30 de septiembre de 2015

ESCUELA DE SIRENAS

Dentro de mí habita un mar. Con sus mareas su luna y su sol. A veces las aguas turbulentas me zarandean el alma de tal forma , que hasta el roce de la espuma se convierte en caricia áspera como la de la lengua de un gato.
Pero casi siempre después de la borrasca llega la calma , a la vez que el sol decide iluminarme con su cálida sonrisa ancha.
Entonces llegan veloces los delfines a jugar conmigo. Me arrastran mientras me agarro fuertemente a sus aletas
y a continuación me sueltan después de un derrape a cámara lenta.
Se ríen.Me gusta nadar con ellos y su sonrisa eterna.
De vez en cuando sus aguas se tornan negras y opacas. Aunque en su interior sigue habiendo vida, no puede distinguirse en él nada que no esté flotando inerte en la superficie.
Se me cayó una lágrima espesa y negra en la marea baja, y después se extendió rápidamente.
Por eso he decidido ir a la escuela de sirenas. Porque me han dicho que tienen el poder de transformar las penas en pompas.
Y estoy deseando empezar ya. Me encantan las pompas
.