SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

miércoles, 30 de septiembre de 2015

PASIONES Y PRISIONES

Un día estaba tan tranquila, cuando de pronto se presentó una pasión y me arrastró con ella. Durante un tiempo me sentí su prisionera , y así se lo hice saber.
- presa de mí?, eso nunca! quien viaje a mi lado ha de hacerlo de forma voluntaria. Puedes irte cuando quieras.-
Me fui en ese mismo instante sin pararme en despedidas. Quería sentirme libre cuanto antes.
Y sí, ahora lo soy. Pero me siento cautiva de mi propia libertad.

Moraleja : cuando uno se siente preso, no hay libertad que valga. La peor cárcel es nuestro propio cerebro.