SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

viernes, 5 de mayo de 2017

DEL AMOR Y LA VIOLENCIA

Viaja la violencia
a través de las palabras,
 mucho más rápido que el amor, aunque el amor la supere en número ampliamente.
Ambos tienen chispa, la diferencia es que la del amor, solemos dejar que afecte a una sola persona en concreto. Como mucho a un pequeño círculo cercano.
Sin embargo, la chispa de la violencia se expande rápidamente .
Porque la injusticia no es patrimonio particular, ni la impotencia, ni la desdicha.
Queremos clamar nuestros dolores a los cuatro vientos, que todo el mundo sepa lo que sufrimos, quizás porque de esa forma nos sentimos acompañados en esa soledad profunda a la que nos quieren abocar estos de los trajes de mandar, estos del " divide y vencerás".
Y entre ese compartir de soledades se crea el camino para que la impotencia, el hastío, la venganza y el miedo, hagan carreras de velocidad en las que el ganador nunca es el mejor para nadie.
Hemos perdido la capacidad de conversar y de aprender de las experiencias, ideas y culturas que nos son ajenas, el sentido de la crítica constructiva.
Hemos perdido la intuición y la imaginación, para dar paso a diálogos de besugos donde lo importante no es comunicarse, sino desahogarse.
Donde se intercambian monólogos, que parecen conversaciones porque en ellos participan dos o más interlocutores.
Venimos solos a este mundo, y solos hemos de enfrentarnos a nuestro último dia en él , que puede ser hoy o cualquier otro.
Si aprendieramos a gestionar nuestra soledad para aprender y mejorar, no sentiríamos la necesidad de ir repartiéndola por ahí, como simulado veneno mortal.
Si supieramos que para ser una misma sólo hace falta una misma, no habría tanta soledad disfrazada de amor.
Si supiéramos del maravilloso poder curativo y regenerador del amor verdadero , no lo centraríamos en una sola persona y las cosas serían bien diferentes.
El amor se da por hecho, y el odio y la muerte se extienden por doquier.
Yo creo que la solución está clara.
La política y la ética deben habitar dentro de cada uno. No se puede dejar a los demás que piensen, ni que actúen por nosotros.
No nos conocen, no les importamos mas que para rellenar estúpidas estadísticas que les permitan seguir calentando el sillón que les tocó, como décimo de lotería premiado de forma vitalicia.
Contra la violencia, amor, arte y educación.
Contra el odio, amor arte y educación.
Contra los poderes corruptos, amor, arte, educación y unión.
Sin olvidar nunca que la educación empieza en casa.
Ojalá algun día apredamos a gobernarnos a nosotros mismos, porque ese día, esta plaga de oportunistas corruptos e insaciables que gobiernan nuestros destinos, no habrán lugar.
Ojalá ese día llegue pronto.
¿Despertamos ya, o...?