SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

domingo, 4 de agosto de 2013

CUENTO PARA NIÑOS , Y MAYORES CON ALMA DE NIÑO ...


               HISTORIA DE UNA PIEDRA
                  QUE VIVÍA EN LA CIMA
       DE LA MONTAÑA MÁS SABIA DEL                                             MUNDO


Erase una vez una piedra que vivía en la montaña más alta del mundo , que no sé si sabréis : es el magnífico Everest. Mide nada más y nada menos que  8848 metros de altura... una pasada...para que os hagáis una idea, es más alta que el gigante más alto de todos los cuentos habidos y por haber.
Bueno pues "Ploc", así se llamaba la piedra, tenía un grave dilema. Dilema quiere decir que tienes que escoger entre dos cosas que te gustan...
Porque toda su familia que eran las demás piedras de la montaña, estaban muy contentas de que les hubiera tocado quedarse en la cima más alta del mundo. Aguantaban como rocas los vientos , la lluvia y las nevadas en las frías noches de invierno. Y hasta a veces se hacían las "chulicas" por eso, delante de las piedras del valle de abajo. Pero las de abajo no les hacían ni caso...
Sin embargo  a Ploc no le gustaba nada el frío y mucho menos la lluvia que estaba  tan mojada. La nieve ya era otra cosa: cada vez que le caía un copo en la  cabeza, soñaba que caía rodando hasta el valle. Eso sería tan divertido...
Siempre quería soñarlo mismo: que pasara algo que la hiciera rodar hasta el valle. Un alud, o un golpe fuerte de viento. Así podría rodar muy deprisa, y saber por fín qué era  todo aquello que sólo podía ver a lo lejos...
Un día de primavera Ploc se levantó más temprano que de costumbre.Una extraña vibración en el  suelo la había despertado de repente.
- ¿Qué será eso?- se preguntó...Estiró el cuello lo más que pudo, y al cabo de un rato consiguió ver dos humanos que se acercaban hacia ella muy lentamente.
Era la primera vez que veía un humano de cerca, aunque el viento ya le había hablado de ellos muchas veces. Pero nunca pensó que llegaría el día que los pudiera ver como de aquí a ahí.                                                     
- Qué vendrán a hacer aquí... - Se quedó mirándoles con los ojos muy muy abiertos, casi sin atreverse a respirar.
Los dos montañeros, nada más pisar la cima, sacaron un trozo de tela pegado a un palo, dijeron algo de conquistar o no sé qué y clavaron con fuerza aquello en el suelo. Luego se estuvieron haciendo fotos, después se abrazaron y a continuación volvieron por donde habían venido...
Ploc abrió los ojos. Se sentía algo mareada y no veía bien.- ¿Qué me ha pasado?- De pronto los abrió del todo, y...- estoy en el valle!!!
Estaba tan emocionada que pensó que le había caído un copo de nieve más frío de lo normal en la cabeza y que , como siempre todo había sido un sueño. Entonces se pellizcó y...¡ era verdad !. Sin saber cómo Ploc veía hacerse por fín realidad el mejor de sus deseos.
Todo era mucho más... "todo"  de lo que ella imaginaba. Los árboles,  las flores, los pájaros con su pico y todo, el río y                      el bosque. Pero no dejaba de preguntarse cómo había llegado hasta allí.
- Los montañeros - recordó - sí, fueron ellos!!! , cuando clavaron el palo aquel pegado en una tela  y me rozaron en la oreja. Ya me acuerdo!!!-
Ploc estuvo un buen rato disfrutando del paisaje cuando de nuevo empezó a notar que se movía:- ¿ qué pasa aquí?- gritó.
- Y todavía lo preguntas? Pasa que has ido a caer justo encima de la puerta de nuestro hormiguero...- le dijeron unas cuántas hormigas muy enfadadas - Y con tu permiso te vamos a lanzar un poco màs allá . Donde no nos molestes.-
- Un momento - dijo Ploc,- esperaaaaaaad!!!- y cayó al río.
- Socooorro que me ahogooo, no puedo respiraaar!!! - gritaba mientras era transportada por la corriente...
Un cangrejo que llevaba un rato observándola, y al ver que se  acercaba rápidamente, sintió pena por ella y decidió ayudarla. Así que la detuvo, le cogió la cara con las pinzas cerradas y le dijo :
- Eres una piedra, recuerdas ? no te hace falta respirar si no quieres.-
Ploc se sintió bastante aliviada, dió las gracias al cangrejo Alejo  y a partir de ahí empezó a disfrutar de su nuevo viaje...
Vió muchos peces y más cangrejos, una serpiente de agua que le dió un susto tremendo, y hasta un castor vió, haciéndose su casita de palos. También se paró a charlar con una nutria muy simpática. Pero no le dió tiempo a preguntarle su nombre porque de pronto ya no había corriente ni río ... sólo mar. Porque los ríos casi siempre terminan en el mar.
Y entonces empezó a caer hacia las profundidades sin poder hacer nada para evitarlo. Cayó y cayó muuucho rato , hasta que de repente chocó con algo y todo se puso negro del todo.
Cuando recuperó la conciencia sabía que estaba dentro de algo , pero no sabía de qué.
Yo sí. Estaba dentro de una ostra que vivía en un criadero de ostras.
El tiempo corría muy lentamente para Ploc dentro de aquel sitio tan pequeño y poco a poco se empezó a poner muy triste en medio de tanta oscuridad... Ahora comprendía cómo se podían sentir las piedras de esas ruinas enterradas durante siglos. Además desde que se había quedado allí encerrada, el cuerpo entero le picaba todo el rato.
Pensaba y pensaba.Y volvía a pensar. Decidió al final que no quería pasar allí el resto de su vida, e hizo lo único que podía hacer : cerró los ojos y pensó en un gran copo de nieve blanca que, desde el mismo centro del cielo, venía a posarse suavemente sobre su cabeza.
Y entonces ocurrió el milagro : Ploc imaginó con todas sus energías que llegaba una gran fuerza extraña desde el exterior y la envolvía, devolviéndola rápidamente a la suerficie.
- Esto tenía que haberlo hecho antes , qué divertido!!! ya podía ser verdad...
Todo comenzó a movese de pronto. Aunque ella no lo sabía, había llegado la época de la recolección de ostras con perla. Y la ostra donde vivía Ploc fué sacada hasta la superfície junto con todas las demás.
- Tengo el corazón a 200 por hora !!!  a dónde me llevarán?...
Un intenso rayo de luz cálida la cegó durante unos instantes. Notó que la agarraban con algo metálico, y la dejaban enganchada en un pequeño artilugio de oro.
Entonces lo comprendió todo. Se había convertido en una preciosa perla y aquel "artilugio" era  ni más ni menos que un pendiente.
Y junto con otro igual fueron introducidos en una cajita forrada de suave terciopelo azul, y enviados a una joyería.
- Pues vaya!!!, tanto tiempo deseando salir y van y me meten en otra "ostra"... Bueno... por lo menos ésta es  bastante más cómoda ...
Con la perla del otro pendiente no pudo hablar de momento, porque estaba dormida y no quiso molestarla.
El viaje hasta la joyería transcurrió sin incidentes, aunque les pillaron varios atascos. Esto divirtió mucho a Ploc, porque se entretuvo en escuchar los sonidos que había en la ciudad.
Nunca antes había estado en un sitio tan grande y lleno de gente...
Desde luego olía que apestaba...y esos sonidos tan estridentes!!! No podía comprender cómo podía haber un bicho viviente al que le gustara vivir allí.
- Algo mejor es el aire puro de la montaña- se dijo-...y de pronto pensó en su casa, el magnífico Everest y en su familia... quiso hablar entonces con su compañera para contarle lo triste que se estaba poniendo. Pero la otra no hacía más que roncar y roncar.
- Ya podía despertarse!!! por lo menos tendría a alguien con quién hablar...-
Y se hizo la luz de nuevo...Vió que estaba en un escaparate rodeada de anillos, relojes, pulseras, gargantillas, gemelos y otras muchas joyas. También pudo ver entonces a su compañera roncadora : jamás en la vida había visto algo así. Era una preciosa perla negra, en cuyo interior se reflejaban los más brillantes destellos de la noche... - Seré yo como ella?-...Sería maravilloso ser tan bella, pensó...
Y miró al frente  y vió unas caras pegadas en el cristal del escaparate. Pero no la miraban a ella... querían un reloj.
Al cabo de un tiempo allí en el que inexplicablemente su compañera no había despertado ni una sóla vez, Ploc se divertía de lo lindo intentando averiguar qué venían a buscar las personas que se paraban a mirar el escaparate, sólo con verles la cara.
La verdad es que se hizo toda una profesional. No había cara que se le resistiera...Así que pasado un tiempo empezó a aburrirse, y a ponerse triste de nuevo...
- Es que no me va a comprar nunca nadie?. Eh, túuu, despierta!!! ¿es que nunca vas  a dejar de roncar?,¿ es que nadie puede oírme?       quiero saliiir!!! buaaaa,buaaaa......-
Después del sofocón, se quedó dormida. Y soñó que un gran copo de nieve blanca se posaba suavemente sobre su cabeza...
Antes  de que Ploc despertara a la mañana siguiente, una señora muy elegante vestida de negro entró a la tienda y pidió al  joyero que le enseñara los pendientes de la cajita de terciopelo azul. Éste se aproximó al escaparate y los mostró a la señora, que quedó muy complacida y se los llevó puestos.
Cuando nuestra amiga despertó, ya estaba en marcha hacia casa de Doña Ruth. Así se llamaba la señora.
Ploc estaba realmente encantada porque Ruth, que debía tener unos setenta años, era una mujer alegre y muy vital.
Le gustaba pasear, de vez en cuando iba a bailar o a la bolera o a navegar en barco. Hasta se montó una vez en la montaña rusa. Aprendía muchas cosas con ella, y eso la mantenía curiosa y feliz.
Otro día fueron a ver unas cuevas...de Altamira, creo que se llamaban...Fué una experiencia impresionante. Allí conoció a parte de unos familiares suyos provenientes de la rama de "los guijarro", primos lejanos de su madre, creo que eran...
Se habían separado en elúltimo cataclismo y no se habían vuelto a ver desde entonces.
La verdad es que eran unas piedras bastante primitivas.Llevaban las caras pintadas con búfalos y gente de colores con lanzas que les apuntaban. Además estaban divididas en dos clanes : las que vivían abajo que se llamaban estalactitas y las de arriba que se hacían llamar estalagmitas.
Aquel día había sido agotador, y Ploc agradeció que Ruth se acostara pronto. Lo que no podía saber es que  a raíz de esa excursión, ruth iba a coger una extraña enfermedad que la mantendría en cama durante unos cuantos meses.
A Ploc no le vino mal un tiempo de descanso en la mesilla, pero terminando el tercer mes estaba tan, tan aburrida que no sabía qué hacer.
Y volvió a recordar a su familia...- me estarán echando de menos...- dijo mientra recordaba todo lo que le había sucedido desde que salió de su querida montaña. Las lágrimas se le caían por la cara...quería volver ya a casa y no sabìa de qué manera podía conseguirlo.
Así que hizo lo único que podía hacer : cerró los ojos y pensó en un gran copo de nieve , que desde el mismo centro del cielo se precipitaba suavemente sobre su cabeza.
Todavía pasaron unos días antes  de que empezara lo que iba a ser su última gran aventura...
Ruth había hecho algunos intentos  para levantarse de la cama, pero no lo conseguía porque estaba muy débil después de tanto reposo.
Entonces Ploc recordó de pronto que una vez el viento le había hablado una vez sobre las propiedades curativas de algunas piedras. - Quizás yo también tenga ese poder... pero... cómo lo haré?- se preguntó...
Entonces la chica que ayudaba a ruth en la casa, abrió a ventana y Ploc se puso sin perder tiempo a escuchar muy atentamente :
- Claro que puedeees hacerlooo - dijo el viento - sólo tienes que desearlo con fuerzaaa, adiooos - y desapareció.
Entonces entendió todo. Lo que el viento decía era verdad. Hasta ahora ella había conseguido bajar rodando el magnífico Everest, conocer el bosque, el río, la ciudad y hasta llegar a las cuevas de Altamira. Y todo gracias a su empeño en querer conseguirlo.
Puso inmediatamente manos a la obra : miró a Ruth que estaba plácidamente dormida, y cerró los ojos. Respiró profundamente y se concentró
´Nada. No pasaba nada.
Al cabo de un rato de concentración, ocurrió algo sorprendente: toooda la habitación se tiñó de un suave color violeta, que tal como apareció desapareció.
Ploc se desmayò debilitada por el esfuerzo , y al cabo de un rato ...
- Mmmmm...dijo desperezándose...¿ qué ha pasado? - miró alrededor y comprobó que todo estaba en su sitio.Luego se fijó  en Ruth para ver si la luz  le había hecho efecto, cuando ésta se levantó de un salto de la cama como si allí no hubiera pasado nada...
-Lo he conseguido, gracias viento!, por fín podremos salir!!! .
Estaba tan contenta que hubiera rodado de alegría. Salieron a la calle enseguida. Ruth se había puesto un vestido que no era negro como los de siempre, y estaba muy guapa porque se había hecho un moño super bonito.
Llegaron a un paso de cebra y se detuvo. Ploc pudo divisar delante de ella a dos personas con mochilas y botas muy parecidas a los montañeros que había conocido mucho tiempo atrás. Cuando todavía vivía en su querida montaña.
Ruth se dispuso a cruzar y ellos también, pero en sentido contrario. Cuando se cruzaron uno de los hombres se volvió de repente y enganchó con su mochila a Ploc, que cayó dentro.
- Perdón señora, la he lastimado? - dijo el hombre...- no,no... - contestó Ruth - pero ahora déjeme , que tengo mucha prisa-.
A dónde iría con tanta prisa?
Ploc nunca llegó a saberlo. Le hubiera gustado despedirse de ella, pero...Tampoco llegó a saber nunca si el pendiente de la otra oreja despertó alguna vez.
Lo que sí sabía es que se avecinaba otra aventura y no le apetecía nada. Pensándolo bien sólo quería volver a casa y ver de nuevo a todos.
- ¿Quién sabe dónde iremos ahora?, sacadme de aquiiiiiiiiií, ¿es que nunca voy a vover a mi casa? buaaaaa,buaaaaaa.- jolín cómo lloraba...
Después del berrinche se durmió y soñó que un gran copo de nieve caía desde el mismísimo centro del cielo , para posarse suavementa sobre su cabeza.
Los dos hombres habìan comenzado a escalar una grandísima montaña. Parecía casi como el Everest.                                                 Tardaron dos semanas en llegar a  la cima. Nada más hacerlo, uno de ellos sacó un trapo con colores pegado a un palo, dijo algo de conquista o no sé qué y lo clavó en la  tierra a la vez que Ploc caía al suelo por el impulso.
- Ay qué daño, jolín !!!. Y empezó a fijarse alrededor para ver dónde estaba. Y se emocionó. Estaba en su casa. Por fín estaba en su casa. No se lo podía creer. Las demás piedras se preguntaban de dónde había salido aquella extraña y sorprendente extranjera.
- Mamá , papá ,vecinos todos!!!, es que no me reconocéis? Soy Ploc!!! -
Su madre se echó a llorar, su padre rodó para abrazarla y las demás piedras la rodearon con cariño...                                                  Al dìa siguiente Ploc les contó sus aventuras, y cómo se había convertido en perla. También les explicó que el viento le había mostrado cómo utilizar sus poderes.
Estaba encantada... por fín había vuelto a casa...                                Ploc siempre animó a sus compañeras a seguir las enseñanzas del viento... Les descubrió que todas las palabras son lanzadas al aire, y ahí se quedan. Pululando de un lado a otro...
Por eso el Everest, además de ser la montaña más alta del mundo, también es la más sabia. Porque tooodas sus piedras respiran conocimiento.
También llegaron más hombres que al clavar sus banderas en el suelo, hacían que alguna que otra saliera disparada, rodando y rodando hasta el valle.
Y yo, la que está contando esta historia, me paso por allí de vez en cuando para esperar a las que vuelven y contar  sus aventuras.
Porque no sé cómo lo hacen; pero al final ... siempre vuelven.
Y colorín colorado...