SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

miércoles, 25 de noviembre de 2015

DESAFINADA

.Últimamente sueno algo desafinada. Y mira que antes de trastearnos con los dedos siempre nos ajusta las clavijas con la precisión de un cirujano...pero llevo ya dos años tensada entre las piezas de madera noble de esta caja con aspecto de mujer cadenciosa, en cuya oquedad se albergan los ecos de esos sonidos maravillosos que conserva en su memoria de vegetal inteligente.
Hasta creo que he empezado a oxidarme. A veces nos rasguea en la calle, y canta bonito. Unos ratos canciones alegres y otros tristes, pero lo que más me gusta es cuando nos cosquillea decidido al compás de los distintos palos de la guitarra y el cante flamencos. Todas intentamos sonar lo mejor posible porque cuando eso sucede, aparece el duende.
Nos envuelve en su atmósfera irreal y eterna, y hace que todos los males se disuelvan como si nunca hubieran existido...
Bendita sea mi suerte.