SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

miércoles, 25 de noviembre de 2015

LA ÚLTIMA CARTA


Querida familia:
 En estás mis últimas horas el único pensamiento es para vosotros. Ha venido el Pater por si quería que me diera la extremaunción. Le he contestado que no me asusta el infierno. De todas formas, he charlado un rato con él. A pesar de todo parecía buena persona.
En realidad esto va a ser un descanso para mí. No digo que lo esté deseando, pero no. No tengo miedo a la muerte. Si es así como tengo que pagar mis fallos, que así sea. Lo único que os pido es que os queráis y os cuidéis, ya que la familia y los amigos son lo más importante en la vida. Lástima darme cuenta tan tarde. Pero bueno. Me voy con la cabeza alta porque muero por ser fiel a la única bandera en la que creo, que es la de la libertad por encima de dogmas y credos. Así que no penéis por mí. No les deis el gusto de veros llorar. Os quiere y no os olvida.
Padre.
PD. Cuidad los animales y la huerta, ellos os darán lo que necesitéis. Y sed libres. Sólo de esa forma, mi sacrificio no habrá sido en vano.
Os quiero, hijos. Siempre estaré con vosotros.