SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

miércoles, 7 de diciembre de 2016

PARAISOS MODERNOS


Iba Eva, despistada por el paraíso buscando a Adán, que hacía tiempo que se había marchado de la cueva por una disputa conyugal. ( Muy habituales en los paraísos de sólo dos personas).
Estaba cansada, decidió sentarse en lo alto de una roca, desde donde se divisaba gran parte de la costa.
Respiró hondo con los ojos cerrados, sintiendo cómo el viento jugaba con su cabello, entremezclándose con él.
Cuando los abrió, divisó el cuerpo de Adán petrificado en la playa con algo dorado en la mano.
El corazón latió muy rápido, le entró un escalofrío y comenzó a correr hacia allí.
Cuando llegó, y vio el panorama, enseguida se dio cuenta: Adán había arrancado el árbol de oro. El único que les dijo Dios que no podían arrancar, ni tocar, ni nada, después del incidente con la manzana.
- Es que este tío es tonto! Bueno,  era... A quién se le ocurre! Ahora a ver qué hago ahora yo aquí sola ...
Después de meditar un rato y lagrimear  mientras daba un paseo por la playa, encontró la solución.
Fue a hablar con Dios y le contó que Adán se había quedado de aquella manera, todo lleno de desconchones y que así no le servía de nada.
Dios le dijo que estaba ocupado construyendo paraísos de alta gama, que se buscara la vida y se fabricara otro. Él le diaria un soplo de vida cuando estuviera terminado.
Así que ni corta ni perezosa, subió a la cueva a por una maza , volvió a bajar, para a continuación dejar el cuerpo de Adán hecho polvo.
Y acordándose de que Dios le había dicho que iba a parir con dolor, solo por comer fruta, decidió echar algo más de arcilla, con la que fabricó  un Adán más de andar por el paraíso, y dos hijos: una niña danesa que hizo con arcilla blanca y un niño peruano con arcilla normal y arena tostada.
Esperó a que Dios se cogiera la conjuntivitis de cada año y puso a Adán delante y a los niños detrás en fila india, para que les soplara.
Y así fue. De un soplo Adán nuevo hecho a medida y la parejica. Le habían quedado divinos. No podía creerlo...
Luego, como el árbol ya   había perdido sus poderes y era de oro, lo anunciaron en una subasta por internet, y les dieron una millonada porque era el único árbol de oro tentador que había en toda la galaxia.
Así que construyeron un complejo turístico, trayéndose mano de obra barata de algunos planetas cercanos , y ahí vivieron casi felices, porque la niña le salió alérgica al sol, y el niño estaba empeñado en construir unas pirámides extrañas, que afeaban bastante el paisaje de rascacielos a pie de playa y gente hacinada por doquier.
Pero bueno... No se puede tener todo. Esto es así... no hay paraíso perfecto...