SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

domingo, 8 de septiembre de 2013

VIAJE A LAS PROFUNDIDADES

Las primeras hojas del otoño empezaban a caer tímidamente y las nubes llevaban varios días agrupándose impidiendo el paso del sol. y provocando ese bochorno pegajoso previo a las tormentas.
La oscuridad iba abriéndose paso cada día "un paso de gallina" más temprano desde la noche de San Juan , como siempre decía mi abuela.


Salí a pasear por la paya desierta en aquel momento. Hacía frío , pero el palpitar del mar en mis oídos me llenaba de paz . Me senté en una roca para observar ese horizonte que antíguamente fue llamado el fin del mundo ... 
Estuve largo rato sumergida en el sonido , los colores , en el aroma del mar. De pronto me pareció distinguir a lo lejos la figura de un bañista y me sorprendí. En la cala no había nadie, ni una toalla, ninguna bolsa ni calzado . Bueno, pudiera ser que viniera nadando desde la Punta de la Plata , aunque ...
La figura de aquel hombre se fue aproximando hasta llegar cerca de mí ... y cuando lo hizo, se quedó ahí flotando , me miró . Sus ojos eran de una profundidad que me caló en lo más hondo . Ni siquiera recuerdo su cara ...
Y sacó la mano y la extendió hacia mí, como invitándome a entrar con él en el agua .- ¿Pero estás loco? - quise decirle , aunque no alcancé a articular palabra . Me sentía como ... no sé , como si estuviera envuelta en alguna energía extraña que mi piel no alcanzaba a descifrar.
Y le dí la mano, y mientras comenzaba a tirar de mí, notaba cómo la ropa se me iba adhiriendo a la piel que se iba quedando gélida por momentos. Cogido de mi mano se sumergió y yo con él . Entonces fui consciente de que me estaba ahogando , que iba a morir por la gilipollez de hacerle caso a una visión absurda. Sentía que los pulmones me iban a estallar cuando milagrosamente empecé a sentir calor . Y miré al hombre. O a la mujer. Al principio tuve claro que era un hombre, pero ahora me parecía una mujer. 
Ese ser me cogió la cara con sus manos e hizo  el ademán de inspirar como para que yo le imitase. Y aunque me encontraba extrañamente tranquila , tenía pánico. A lo desconocido , a la sensación de estar descubriendo una nueva dimensión en soledad . 
Me miró fijamente y por fin me abandoné a ese futuro inquietantemente incierto, e inspiré pensando que ese iba a ser mi absurdo final. Tan absurdo como mi  vida hasta ese momento anodina y carente de sentido .
... Tuve la sensación más maravillosa que nunca he tenido. Supongo que sería lo màs parecido a estar flotando dentro del vientre materno. Creo que perdí el sentido . O quizás ya lo había perdido antes de introducirme en el agua .
Y soñé . Soñé con un mundo donde todos los seres tenían parte masculina y femenina.
Soñé con un mundo donde eso no era un problema .
Soñé con un mundo donde todos cuidaban de todos .
Soñé con un mundo donde el equilibrio no era una utopía sino una realidad.
Abrí los ojos. 
Y me encontré sentada en la roca . Totalmente seca. Miré el reloj, y eran las diez menos cuarto ... Hubiera pensado que todo había sido una alucinación, si no fuera porque cuando llegué a la playa sonaba la campana de Santa Ana dando las once .
Al día siguiente llegué tarde a trabajar . 
Es la última vez que me compro un reloj en los chinos y que como una tortilla de setas sin saber de dónde provienen. 
P`habernos matao ...