SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 2 de septiembre de 2013

DE SHOPPING

Son apenas un par de veces al año las que suelo acudir a estas grandes superficies en las que lo mismo puedes comprar una braga, que una cosechadora, pasando por un mueble aparador con espejo y cajón para la entrada . Además supermono .
Y cuando lo hago es por pura necesidad.Todos sabemos que comprando grandes cantidades de productos pueden abaratar los precios y así competir insanamente con  con cualquier pequeño comercio que se les ponga delante.
Pero bueno , con la excusa de que estamos como estamos y las cosas son lo que son , me autoconvencí para comprarme el uniforme de invierno ya que el de los últimos años se me está cayendo a cachos, y pensé que algo baratillo no iba a afectar demasiao a mi de por sí precaria economía...  Además nunca me compro nada, y alguna que otra excusa verídica más que se me ocurrió en el momento.
Así que me dí diez minutos para encontrar algo elegante a la par que discreto antes de desmayarme por sobredosis visual , y tardé veinte porque no hay quien se aclare con las puñeteras tallas de las narices. Pero encontré un conjunto negro (vaquero y jersey) por menos de diez euricos cada cosa.
La reina del mambo me sentí. Por supuesto en cuanto llegué a casa me probé el modelito cual cría con zapatos nuevos , y qué quieres que te diga ... para ser yo no me estaba nada mal ...



Me empezaron a picar las piernas, pero decidí no darle la menor importancia, admitiendo normalmente el rechazo inicial producido por la aplicación de una nueva segunda piel teñida de negro y además estirable como el "chicle". Qué cosas .- es normal, ya  se me pasará ... el roce hace el cariño ... (o era el goce?)- .
En cualquier caso me seguía picando, y como siempre me dio por pensar. Esperé como siempre a que se me pasase, pero también como siempre no se me pasó. Y empecé a imaginarme a cuánto le habrían pagao la pieza al fabricante para que después de pagar aranceles , impuestos y transporte me la vendan a mí por menos de diez euros y además les queden unos beneficios nada despreciables.
Y como encima la moda este año parece que viene elástica plástica , no sólo tienen que pagar las telas ... también el tratamiento que necesiten para "elastificarlas". Luego (qué tontería) me dio por mirar la etiqueta y descubrí que las dos prendas estaban fabricadas en Bangla Desh .
Y me imaginé a esa mano de obra "barata y fácilmente desechable " de esos países donde la miseria y la hambruna no entienden de dignidad .
Y como ya me lo he comprao me lo tengo que poner, pero he de confesar que no lo llevo a gusto a pesar de lo superbién que me queda . Mejor sigo comprando ropa reciclable , que también es barata y tiene la ventaja de que lo "retro" tarde o temprano siempre vuelve a estar de moda.
No quiero volver a sentirme parte de ese consumismo arrasador que nos convierte en depredadores pasivos de unas gentes a las que no les dejamos otro remedio que sobrevivir como esclavos para satisfacer los caprichos pasajeros de estas mentes ociosas que pueblan a lo largo y ancho de este continente viejo y mortecino .
Supongo que todos podemos hacer algo ... Supongo que entre todos podríamos cambiar algo ...
Pero sólo lo supongo . Ese es el problema .