SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

sábado, 4 de marzo de 2017

FANTASÍA FRUTAL


Me dan ganas de ponerme una piña en la cabeza, tres berenjenas, un racimo de plátanos, pasas de Corinto, melocotón en almíbar y algo de enredadera fina para realzar el conjunto.
Colocarme mi nariz de payasa, sacar las boas de plumas del armario, quedarme como mi madre me trajo al mundo, y bailar descalza por toda la casa como loca posesa " Devórame otra vez", (versión Lalo Rodriguez).
Me parece que me falta algo... 
Y estoy casi segura de que no es un tornillo.
Luego pienso que mis hijos mayores tienen llaves de casa, y que los pequeños me iban a mirar raro, y se me pasa la fantasía esta inocua de inmediato.
Pero todo se andará... En cuanto encuentre unas cuantas frutas de plástico.
Que he estado ensayando en la cocina sólo con plátanos, manzanas y mandarinas, y ha sido un asco de simulacro.
Por no hablar de las boas, que estaban llenas de polvo, y me ha entrado una alergia que para qué.
Ahora parezco un pez mocoso, nadando entre plátanos, manzanas y mandarinas.
Pero la próxima lo consigo.
En esta vida, todo es cuestión de ensayar y repetir, hasta mecanizar.
Qué horror.
Me voy a comer un fruto del platanero. Que dicen que viene bien para algo.
¿ O era el chocolate?