SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 6 de marzo de 2017

NUBE

Mirando hipnotizada
los colores de la hoguera
y escuchando crepitar el fuego,
salgo de mi cuerpo
y me convierto en aire,
que sube y se mezcla con la humedad
hasta convertirse en nube.
Y viajo ligera,
adquiriendo diferentes formas
que desde abajo los niños intentan descifrar.
Me entretengo disfrutando amaneceres
o atardeceres teñidos de color amor- nostalgia.
Y me encuentro con otras que como yo,
viajan solas a merced de brisas o vientos.
Es agradable abrazarse a ellas
y sentir que somos una.
Pronto el choque hace un estruendo,
y salgo despedida,
convertida en miles de partículas ligeras
a las que la gravedad llama,
como si sus hijas fueran.
Y como por arte de magia
me convierto en río,
en alimento para la tierra,
en bendición para la sequía,
en tempestad en mitad del mar.
En vergel, en lago, laguna,
en reflejo deforme o en espejo...
Mirando la hoguera y escuchando
el crepitar del fuego,
vuelvo a entrar en mi cuerpo cansado,
cierro los ojos
y me imagino siendo nube para siempre.
Lluvia.Tierra Cielo. Nube.