SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

viernes, 22 de julio de 2016

DE VIAJE

Estoy en las nubes. Y me quedaría aquí para siempre.
Los huesos no duelen y el cuerpo no pesa. El aire es limpio, y además de oxígeno se respira una paz y una tranquilidad difícil de describir. Envolvente. Acariciante. Tibia.
El sol calienta pero no quema, ni su luz molesta en los ojos.
La luna se ve preciosa.
Me siento serena, inundada de un amor indestructible a prueba de vacíos y sentimientos confusos.
Tengo una sonrisa picarona y graciosa.
Y noto como si nada ni nadie puede alterar este estado extenso de una felicidad hasta ahora desconocida.
Soy luz, soy alma, soy viento.
Tierra, agua y fuego. Vida. Azul. Más colores.
Todos los colores.
Estoy en las nubes, ... y me quedaría aquí para siempre.
( De pronto suenan varios timbres a la vez y ella, contrariada, despliega sus alas blancas mientras grita: - que ya bajoooo!!-).