SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

domingo, 24 de julio de 2016

VIVA SIN FRENÍN

Como es Sin Frenín y como es natural en Pamplonicas medio de pura cepa como los que pueblan mi casa, querían los críos subir a Pamplona ( denominación del centro de pamplona que usamos los que vivimos fuera del casco antiguo).
Y hecha la aclaración, esta excursión al centro no estaba nada prevista porque ellos no iban a estar aquí.
Así que dada mi aversión por las multitudes tardé un buen rato en convencerme de que debía subir con ellos al centro para no pecar de mala madre.
Y sin liarme la manta a la cabeza ni nada, nos aventuramos los tres a pecho descubierto, bueno, cubierto por tres ligeras camisetas, y cogimos el autobús, que por otra parte y por las demás estaba abarrotao a más no poder.
Primero los paseé a lo largo de una acera donde había cinco bares seguidos con la música a tope. Y diferente en cada uno. Luego nos movimos en manada de a uno de lao a lao de la Estafeta agarrados de la mano, para terminar desembocando en Chapitela hasta la Plaza del Castillo.
Para esas alturas ya habían visto más culos de los que suelen ver en todo el año.
Culos vaqueros, culos blancos teñidos de sangría, culos de pantalón blanco impoluto, culos provocones y culos sin más.
Estaban algo desencajados así que escuchamos un rato de percusión callejera y nos volvimos cuesta abajo dando un bonito paseo entre los árboles cercanos a las pasarelas.
Llevo toda la tarde insistiendo para que volvamos a subir y no hay manera.
Lo he conseguido a la primera!
Pero no sé por qué, el complejillo ese de mala madre no se me acaba de despegar...
Cosas que pasan sólo en Sin Frenín.
Buenas fiestas a todes.