SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

viernes, 22 de julio de 2016

EN BLANCO

El papel era demasiado grande y también demasiado claro.
Llevaba tanto rato mirándolo sin encontrar la combinación semántica adecuada, que por fin decidí partir un trocito no más grande que la palma de mi mano y con forma de nube caprichosa.
Lo puse en la mesa y nada más apoyar el boli en él, este se resbaló como si la tinta estuviera viva:
"Entre la línea de la vida y la del corazón, hay un fino hilo llamado muerte."
... (Más vale que nací equilibrista) ...