SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 25 de julio de 2016

GIGAÑEJOS

Estoy que doy asco... Iba deambulando por ahí sin ton ni son y por lo visto me he adentrado sin querer en el territorio de los gigantes.
Para cuando me he dado cuenta algo viscoso, rojo y templado ya me había rodeado, despegándome del suelo y alzándome unos treinta metros hasta dejarme encerrada dentro de una boca que parecía la catedral de Burgos.
Menuda lengua, tú! Había oído que la tenían como la trompa de un elefante.
Pero se quedaron cortos.
Y más vale que debía ser un gigañejo y no tenía dientes y he ido directa al tobogán de la tráquea directa hasta el estómago.
Ahí me he visto, flotando como tropiezo en sopa.
También había un aventurero con cazamariposas, varios bancos de la plaza de mi pueblo, una farola, un tablero de la oca parchís y no sé cuántas porquerías más.
Cuando he visto que tenía compañía me he puesto muy contenta, así que he ido nadando para saludar, cuando de pronto se lo ha tragado un remolino y ha desaparecido por el intestino. A mi no me ha llevado porque me he sujetao muy fuerte al banco.
He pensado: la próxima vez venga el remolino, cojo aire y me dejo llevar.
Y eso he hecho. Me he puesto en posición fetal y he bajado rodando como loca.
Tres cuartos de hora, siete minutos y diez segundos sin respirar hasta que me he chocado con un muro blando.
Casi me muero.
Más vale que me había guardado la pajita del zumo porque ha sido la manera de hacer que el gigañejo abriera por fin el esfínter y me dejara caer como boñiga esférica de tres al cuarto.
Me he metido una leche de las que no se olvidan . Me duele todo.
Y además los ácidos del estómago me han hecho liftin y depilación integral a la vez.
Precisamente ahora que había decidido hacerme rastas y dejar de quitarme los pelos.
Encima por lo visto se ha dao un paseo mientras hacia la digestión y me ha dejado caer en Laponia.
Hace un frío que te mueres y además no pasa ni un táxtrin.Creo se me ha congelao la cobertura.
Voy a tener que desplegar las alas otra vez.
Con la pereza que me da...
Pero ya se sabe: si naciste para clavo del cielo te caen los martillos.
Más vale que no es mi caso.
Voy a calentar...

PD. Ha sido una experiencia realmente asquerosa, pero por otro lado he vuelto a nacer y nunca más voy a pensar que la vida es una mierda. Así que... Ni tan mal.