SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 5 de junio de 2017

AUTOPISTAS SECRETAS

Ellas, tan sugerentes,
se deslizan lenta
o rápidamente
y se abren o se cierran
como flores.
Descubrimientos
o caminos de vuelta
que dejan dulce sabor.
Pequeñas autopistas
que arrancan
hacia lo escondido,
lo sensible, a veces
hacia lo prohibido.
Largas, cortas
o medianas.
Estratégicas o insólitas,
todas cantan
esa casi imperceptible
canción de bienvenida
o despedida,
según su dirección.
Me gustan las cremalleras
y los misterios
a los que dan acceso.
Me encandilan cuando brillan,
como señal que ilumina
la oscuridad.
Me agrada bajarlas lentamente
y subirlas de igual forma.
Como danza
de seducción ritual,
que descubre
paraísos carnales
a cuentagotas.
Curioso invento, estos
simulacros de autovía...
Que lo mismo te dan acceso
al este del edén,
que pueden incluirte
directa en el infierno.
Palabra
que no debiera existir,
en el vocabulario
de tan delicadas fronteras.