SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 12 de junio de 2017

¿Y QUÉ PINTO YO AQUÍ?




En las horas quietas
de la mañana
bajo el manto 
del canto revoltoso
de los pajarillos,
respiro calma inquieta.
En el comienzo
de un nuevo día
de sol y flores
mis dedos recorren
el teclado como posesos.
Un lienzo en blanco
pendiente de colorear,
teñir o desteñir.
Quizás mañana
no esté aquí...
Pudiera ser
el último cuadro que pinto.
Así que saco la paleta
y me da por utilizar
sólo ciertos colores.
Los del amor y la esperanza.
El de la comprensión
que no es tolerancia.
el de la cultura sin fin,
también el de la utopía,
así como el color ternura.
Y me pongo a dar
vueltas al pincel
como bailando danza pagana.
Y cuando termino,
de laurel pinto una hoja.
Que estando la vida
como está
pintar en lienzo blanco es
como deshojar margarita:
No hay garantía,
pero ante la duda
ayuda a las musas pido.
Y encomendándome
a los astros
pinto en mi hoja blanca
sueños... de cupido no,
sólo de amor, de sino o destino.
Y me quedo largo rato
pensando
cómo se plasmarán éstos,
sin tener tintura incondicional..
.