SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

martes, 20 de junio de 2017

EL POEMA INQUIETO


El león no quiere
ser más rey de la jungla,
y Blancanieves dice
que no hay príncipe
que valga.
El lago Ness se secó,
y no había monstruo
ni nada.
Los cuatro jinetes
del apocalipsis
van andando,
y sus caballos cantan
un réquiem
relinchando por el mundo.
Hilvanando sus redes
de perdición, de mediocridad
de impotencia.
Intentando enredarnos
en ellas.
Los girasoles sin saber
dónde mirar.
Las procesionarias
desperdigadas
intentando recuperar
su norte
que huele a pino.
Notas musicales, percusión.
La razón perdida.
Y la tierra yerma, resquebrajada.
Y un puñado de locos
intentando
hacer creer a los demás
que a pesar de todo
la belleza existe,
siempre que se cultive
desde el interior.
Que la risa se contagia,
que un abrazo
puede significar la diferencia
entre lleno y vacío.
Que una simple poesía
o cuento o canción,
pueden llegar a acariciar
el alma.
La lluvia no quiere caer.
Y el mago Merlín, dicen
que se ha puesto en huelga.
Me pregunto
hasta dónde seremos
capaces de llegar...
Voy a hacer de estatua
sólo un rato.
A ver qué pasa...