SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

jueves, 9 de febrero de 2017

COMO PEDRO POR MI CASA

Entra la gente en mi vida,
como Pedro por su casa.
Porque abierta está
la puerta siempre.
Porque no quiero cerrarla.
Y van acomodándose ,
la zona es amplia.
Unos traen nuevas perspectivas.
Otras, sonrisas claras.
Unos poesía y melancolía,
otras,
amor convertido en alma.
Viejas amistades,
nuevos amores.
Dicen que hay que protegerse,
dejar las puerta cerradas
y echar siete cerrojos.
Yo quiero que corran
el aire y las ideas,
y que bailen juntos
melodía nueva.
Quiero compartir amaneceres
y ocasos,
aprender a reaprender.
A veces entran de puntillas,
otras como vendaval incierto.
Y yo los admito a todos,
Porque todos algo enseñan.
...Y porque desde siempre,
las puertas cerradas
sólo sirven para una cosa:
Descubrir
qué narices
hay detrás...