SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

viernes, 17 de febrero de 2017

LÁGRIMAS ECOLÓGICAS

Ojalá pudiera recoger
tus lágrimas
para regar el amplio huerto 
de mis sentidos.
Cosecharlas,
como alimento 
para el alma. 
Degustarlas, 
como salado elixir
de eterna juventud.
Convertirlas en plastilina
y volver a dibujar 
en tu boca
aquella sonrisa 
que surcaba estos mares
de mi loca imaginación.
Y robártela.
Y sonreír yo también.
Hay lugares,
como la órbita
de tu mirada
de los cuales
no quisiera conocer
el camino de vuelta.
Hay rincones, 
como el extremo derecho 
de esa neurona 
que roza 
tu parietal izquierdo,
que dan 
el mejor calambre.
Hay días 
en los que pudiera
emborracharme
con tus lágrimas, 
y amanecer
sin resaca ninguna.
¿Me las prestas?
Inventaré una cascada
sólo para ellas...