SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 20 de febrero de 2017

PUENTES

Subida en un barco
de caramelo de violeta,
voy lamiéndolo entero
y degustándolo.
Como si de tus propias curvas 

se tratara.
Y ya casi empachada,
me quedo flotando
en el aire, sostenida
por cientos de luciérnagas
que me hacen aparecer iluminada
en mitad de la noche.
Arropada por un ejército
de notas musicales
que cantan la melodía
del amor indeleble.
Bancos de versos arrebatados
se arremolinan
entre mis dedos,
sin darme pie a escoger
las palabras precisas.
Se eligen solas y solas
bailan y se escriben,
relegándome a la misión
de hacer sólo de puente.
Me tocó ser con todos,
 en tierra de nadie...
Me hizo un regalo la vida:
este don de acercar
y descubrir.
De servir de unión
o de frontera.
Misión difícil esta, la de ser
puente y colgante.
Sobre todo
porque siempre, siempre
me encuentro en medio.
A merced del viento.
A merced de las olas
y las corrientes.
Ojalá que mis brazos
llegasen a todas partes
.