SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

jueves, 23 de febrero de 2017

LA NOTA FURTIVA

Esta mañana me he encontrado una nota debajo de la almohada, de yo misma.
Dice que como no empiece a ser, me deja...
Que ya no aguanta más a no sabe quién.

Hay veces, como esta, que me deja sin palabras.
Mi alter friego, llorando por las esquinas, mi after ego diciendo que la culpa es de la escribiente, porque no limpia lo suficiente.
La romántica asomada en la ventana, absorta en cualquier tontería, como una nube, una bandada de pájaros que emigra a algún exótico lugar o suspirando por el amor eterno de turno.
La macarra, que nos den por saco a todas, que somos patéticas y la sabihonda pidiendo a voz en grito ¡organización!, mientras sopla ese horrible silbato para perros que no oigo más que yo.
La filósofa con su rollo de que una es fruto de sus circunstancias y de la herencia genética y antropológica, como parte de la manada existencial...
... Tengo la cabeza como un bombo...
Pensándolo bien, lo mismo dejo que se vaya.
A ver si así creo una escisión y se lleva a alguna de estas detrás.
Que así no se puede.
( La tímida no dice nada. Sólo mira hacia el suelo. Más majica... Es un encanto)
.