SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

martes, 14 de febrero de 2017

TRABAJADORA DEL CORAZÓN


Puta, pretenden insultarme,
como si ellos 
no se pusieran 
esas corbatas de esclavos
que los ahogan,
solamente por dinero.
Puta, queriendo agraviarme,
como si ellas no vendieran su dignidad
por conservar
todas sus valiosas
apariencias.
Puta,
porque me gusta
estar guapa
para mi. Por mí.
Porque a veces mi piel, necesita ver el sol.
Porque me gusta sentirlo
en ella.
Porque alimento mi apetito
sexual,
como el de mi estómago
o el de mi alma.
Naturalmente.
Pero yo no me siento así,
porque todo lo que hago,
lo hago con amor.
Y éste,
no se compra, no se vende.
Sólo se regala.
¿Que me dicen puta?
Pues que me digan.
Yo sé
que mi amor
no está a la venta.
Y que sólo piensan así
aquellos
que
desde hace tiempo
tienen podrido corazón.