SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 22 de febrero de 2016

DE NOCHE

Es tarde y de noche. Escucho voces lejanas que se me antojan conocidas. Dicen que me ocupe y no me preocupe.
Que aunque no me lo parezca todo está bien y que todo esfuerzo tiene su recompensa.
Al fin y al cabo, la realidad siempre supera a la ficción. No creo que sea nada grave.
Llueve y llueve. Y espero que este agua que todo lo limpia entre en cascada imaginaria como aire por mi nariz y arrastre con ella las ramas y troncos que impiden que mi energía pueda expandirse libremente.
Oigo llover y lluevo.
Y por una vez siento que también soy lluvia y sólo eso.
Debo tener los chacras desordenaos.
Y el aura turbia.
A ver qué hago ahora.