SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 22 de febrero de 2016

LATIDOS

Extraños latidos me llevan por sendas lejanas de aromas suspendidos en un aire que es arrollado por alguna ráfaga de viento impune.
Y sigo con la búsqueda sin que me importe que otra de ellas me haga caer de nuevo, aunque algo temerosa.
Entonces veo un campo de almendros en flor cuyas ramas elásticas abrazan al viento frío que me disgusta y bailan con él.

La coreografía resultante se asemeja a una marea pizpireta y espumosa de blancos rosáceos en medio de un frío atardecer de colores cálidos.
De pronto todo está bien
.